¡Di no al turismo sexual! / Comprar sexo no es deporte / Brasil 2014-2016

Share

diario19.com / Comunicado

Foto 3, 08jul16
Julio 8, 2016.
COMUNICADO DE PRENSA
CAMPAÑA INTERNACIONAL ¡DI NO AL TURISMO SEXUAL!
COMPRAR SEXO NO ES UN DEPORTE
BRASIL 2014-2016

Sao Paulo, Brasil.-Durante los próximos Juegos Olímpicos que se realizarán en Río de Janeiro del 5 al 21 de agosto, se espera que Brasil reciba el mismo número de turistas que arribaron durante la Copa Mundial de Futbol de 2014, es decir, al menos 6 millones. Aun cuando no se tienen cifras oficiales, se encuentra documentado que un gran número de visitantes aprovechan los eventos deportivos de talla internacional para realizar turismo sexual, e incluso, turismo sexual infantil.

Así lo indicó Teresa Ulloa Ziáurriz, directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y El Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés), durante la presentación de la campaña internacional denominada ¡Di NO al Turismo Sexual! ¡Comprar Sexo NO es un Deporte! Brasil 2014-2016.

Se trata de la segunda etapa de la campaña que inició durante la Copa Mundial de Futbol realizada en Brasil durante 2014, donde se registró una alta incidencia de turistas sexuales. “No es gratuito que Brasil sea el segundo destino a nivel mundial de turismo sexual, después de Tailandia”, señaló la mexicana Ulloa Ziáurriz. “Aproximadamente 500 mil niñas y niños son vendidos anualmente en el turismo sexual. Brasil está encaminado a convertirse en un país con el más alto número de niñas y niños en situación de explotación sexual en el mundo. Durante la pasada Copa Mundial de Futbol se pudo documentar que afuera de los estadios se vendían servicios sexuales con niñas de hasta 10 años a cambio de 6 reales.”

La directora de CATWLAC explicó que el turismo sexual es también conocido como el tráfico o la trata inversa, donde se da el fenómeno de movilización de las víctimas de trata con fines de explotación sexual. Es decir, en vez de que las víctimas sean trasladadas a los países de destino para ser explotadas sexualmente, son los consumidores quienes visitan los lugares que ofertan estos servicios.

Asimismo, el turismo sexual infantil es una forma de explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes (NNA) por turistas locales y/o extranjeros, y usualmente implica alguna forma de pago en dinero o en especie.

LA CAMPAÑA

Bajo el lema ¡Di NO al Turismo Sexual! ¡Comprar Sexo NO es un Deporte! Brasil 2014-2016, esta campaña opera a través de diversos medios con el fin de hacer conciencia sobre el daño que produce la demanda de servicios sexuales por parte de turistas, así como la necesidad de comprometer a los actores involucrados en los eventos deportivos internacionales (autoridades deportivas, cuerpos técnicos, atletas), así como el sector turístico (agencias de viajes, hoteles, líneas aéreas, bares, restaurantes, medios de transporte, etc.) y la juventud brasileña. De manera importante, la campaña apela al gobierno de Brasil para incrementar esfuerzos hasta lograr la erradicación del turismo sexual.

La primera acción que promueve la campaña es la firma del Manifiesto dirigido al presidente de Brasil, Michel Temer (en cuatro idiomas) para solicitar que su gobierno refuerce medidas que lleven a erradicar el turismo sexual durante los Juegos Olímpicos Río 2016. Este documento está disponible en el siguiente enlace: www.catwlac.org

El Manifiesto también está dirigido a los países que participan en los Juegos Olímpicos de 2016; al Comité Olímpico Internacional, su presidente, cuerpo directivo y a los comités nacionales, entrenadores/as y cuerpos técnicos; a los atletas de las selecciones nacionales; a las agencias de turismo en Brasil y en todo el mundo, y al público en general, a comprometerse en la lucha en contra del tráfico de niñas, niños y mujeres, la explotación sexual y todas las formas contemporáneas de esclavitud.

El Manifiesto y las firmas recabadas serán entregadas en próximas fechas a las autoridades de Brasil.

La siguiente línea de acción es la convocatoria (promovida en Brasil por la organización Planeta América Latina), dirigida a la juventud brasileña para componer la letra y música de la canción alusiva a la campaña. El jurado está integrado por un representante del Ministerio Público brasileño, una organización no gubernamental y la representante de la CATWLAC. La propuesta ganadora será utilizada para la campaña (mencionando la autoría) y recibirá 500 dólares de premio:

Forma

Finalmente, se hace un llamado a las organizaciones de la sociedad civil y ciudadanía en general para apoyar con la difusión en redes sociales, de los materiales de la campaña (en 4 idiomas), que están disponibles para descargar en: http://goo.gl/UbC9bY

Los hashtags que apoyan la campaña son:

Español:
#DigaNoAlTurismoSexual
#ComprarSexoNoEsUnDeporte
#Olimpiadas2016
#TurismoSexual
#JuegoLimpio

Inglés:
#SayNoToSexTourism

#BuyingSexIsNotASport

#OlimpicGames

#SexTourism

#FairPlay
Francés:
#DitesNonAuTourismeSexuel

#AcheterduSexen’estpasUnSport
#Olympiades2016
#JeuxOlympiques

Portugués: #DigaNãoAoTurismoSexual
#ComprarSexoNãoéUmEsporte
#JogosOlímpicos2016
#TurismoSexual

LA TRATA DE PERSONAS Y EL TURISMO SEXUAL
EN BRASIL (INFORMACIÓN ADICIONAL)

Recientemente, el Departamento de Estado de Estados Unidos dio a conocer el informe Trafficking in Persons (TIP) Report 20161, donde evalúa los avances y retrocesos de cada país en torno a este fenómeno.

Brasil se encuentra en el Nivel 2 de la evaluación, lo que significa que su gobierno no cumple plenamente con las normas mínimas de la TVPA (The Trafficking Victims Protection Act of 2000, o Ley de Protección a Víctimas de Tráfico), pero está realizando esfuerzos significativos para cumplir con esas normas.

De acuerdo con el informe, las mujeres y niñas que viven en la pobreza extrema, un entorno familiar violento o padecen alguna adicción, se encuentran entre los más vulnerables a la trata. Además:

Las redes sociales y en línea se han convertido en uno de los métodos más comunes para reclutar mujeres y niños con fines de explotación sexual.
Brasil es fuente, tránsito y destino de hombres, mujeres y niños víctimas de tráfico sexual y trabajo forzoso. Las mujeres y los niños brasileños son explotados en el tráfico sexual dentro de su país.
La Policía Federal reporta tasas más altas de niñas y niños explotados en la prostitución en las regiones norte y noreste. Las mujeres brasileñas también se encuentran en el tráfico del sexo en el extranjero, a menudo en Europa Occidental y China.
Las mujeres y niñas de otros países de América del Sur, incluyendo Paraguay, son explotadas en el tráfico sexual en Brasil.
El turismo sexual infantil sigue siendo un problema, sobre todo en playas y zonas costeras de Brasil; muchos turistas sexuales provienen de Europa y, en menor medida, de los Estados Unidos.
Algunas de las víctimas de trata se ven obligadas a participar en la actividad criminal, incluyendo el tráfico de drogas, tanto en Brasil como en los países vecinos.

ONG y funcionarios informan que algunos agentes de policía toleran la situación de niñas y niños explotados en el tráfico sexual. Los agentes frecuentan burdeles, roban y asaltan a las mujeres en situación de prostitución, lo que dificulta la identificación proactiva de las víctimas. Existen funcionarios y ex funcionarios del gobierno que han sido investigados y procesados por estos delitos.
El gobierno de Brasil no cumple plenamente los estándares mínimos para la eliminación de la trata. Sin embargo, hace esfuerzos significativos para lograrlo. La legislación brasileña define la trata como delito, pero los estatutos que prohíben el tráfico no se encuentran alineados con el derecho internacional basado en el movimiento, por lo que es difícil evaluar con precisión los esfuerzos del gobierno.
La recopilación descentralizada de datos sobre los procesamientos, las condenas y sentencias, inhibe la coordinación del gobierno y también hace difícil la evaluación. La mayoría de los casos de trata tomaron muchos años para progresar a través de los sistemas legal y judicial de Brasil.
Las autoridades confirmaron que prestan servicios a sólo una pequeña parte de las víctimas potenciales.

El informe recomienda a Brasil:

Aumentar los esfuerzos para investigar y enjuiciar los delitos de tráfico; sentencia y castigo de los traficantes, incluidos los que participan en el tráfico interno del comercio sexual que no implica movimiento, así como en la explotación de niñas y niños en la prostitución y el turismo sexual infantil, y cualquier forma de trata en donde estén implicados funcionarios cómplices.
Aumentar el financiamiento de los servicios especializados para las víctimas de tráfico sexual.
Modificar la legislación para armonizar la definición de la trata con el Protocolo de la ONU del 2000 y establecer penas suficientemente severas para los traficantes.
Aumentar la seguridad internacional dedicada a la identificación de las víctimas de tráfico sexual y la servidumbre doméstica.
Aumentar el número de inspectores capacitados para reconocer e informar indicios de trabajo forzoso.
Incrementar la colaboración entre las entidades gubernamentales involucradas en la lucha contra las diferentes formas de trata.
La falta de una ley unificada contra la trata, así como información incompleta hacen difícil la evaluación de las acciones en Brasil.

Las leyes brasileñas prohíben la mayoría de las formas de trata de personas. Los artículos 231 y 231-A del Código Penal prohíben, respectivamente, el tráfico internacional y nacional del sexo, pero son incompatibles con el derecho internacional, ya que requieren la categoría de movimiento como un elemento necesario, así como la violencia, las amenazas, o el fraude como elementos agravantes y necesarios para la configuración de los delitos.
Un proyecto de ley para armonizar la definición de trata con el Protocolo de la ONU 2000 y aumentar las penas mínimas para los delitos en materia de trata, se introdujo en 2014, pero no fue aprobado por el Congreso en 2015.
A pesar de que varias leyes pudieron haber sido utilizados para procesar y condenar a los tratantes, el número total de investigaciones de tráfico, enjuiciamientos y condenas es desconocido.
En 2015, los jueces federales hicieron hincapié en la presentación de pruebas por parte de las víctimas, por lo que muchos casos han sido desechados por falta de pruebas.

Ejemplos de avances y retrocesos en Brasil:

En Paraíba, los funcionarios investigaron un grupo criminal que sometía a más de 50 adolescentes varones para traficarlos hacia América Latina e Italia con fines de explotación sexual. Las investigaciones están en curso desde 2013, y las autoridades arrestaron y acusaron a 12 italianos y brasileños en la corte criminal en 2015. El caso se encuentra en la fase de audiencia. El gobierno federal también presentó una demanda 20 millones de reales en contra de los acusados. Se espera una decisión definitiva para 2016. Esta es la primera vez que el gobierno federal presenta una demanda de este tipo en nombre de las víctimas de tráfico en Brasil. No obstante, cualquier compensación monetaria producto de la demanda irá a un fondo que ayuda a las víctimas de tráfico, pero no se ha confirmado si alguna parte del dinero se destinará a las víctimas del caso.
En Sao Paulo, el gobierno de la ciudad ha entrenado a sus policías para detectar señales de tráfico de personas.
Las autoridades no informaron de ninguna nueva investigación de los funcionarios cómplices de delitos en materia de tráfico de personas durante 2015.
El gobierno no reportó avances en 2013 sobre el caso de un juez en el estado de Bahía presuntamente implicado, así como de otro caso en donde oficiales de policía en Río de Janeiro estarían presuntamente implicados en el funcionamiento de un burdel.

Las entidades gubernamentales utilizan diferentes definiciones de tráfico, por lo que es difícil evaluar los esfuerzos de identificación y asistencia a víctimas.
Las autoridades no informaron el número total de víctimas de servidumbre doméstica o explotación sexual comercial de niñas y niños en 2015.
El refugio de Sao Paulo que proporciona asistencia temporal para refugiados y víctimas de trata, no informó el número de víctimas atendidas.
Algunas de las víctimas son reacias a declarar por temor a las represalias de los traficantes.
Las autoridades continuaron las campañas de concientización en un esfuerzo por reducir la demanda de la explotación sexual comercial de niñas y niños. En 2014, la Policía Federal ayudó a identificar los puntos de mayor riesgo de explotación sexual de niñas y niños a lo largo de las carreteras federales; al cierre del período de información, no se proporcionaron datos al respecto.
Las autoridades no reportan nuevas investigaciones, procesos o condenas de turistas sexuales en 2015.
No hubo avances reportados acerca de un caso investigado inicialmente en 2007 sobre la participación de una agencia de viajes que llevó a ciudadanos de Estados Unidos a participar en turismo sexual infantil con niñas indígenas en el estado de Amazonas.
Tropas militares recibieron capacitación contra la trata antes de su despliegue en el extranjero en misiones internacionales de paz. El gobierno proporcionó capacitación contra la trata a su personal diplomático.

Más información en: www.catwlac.org

Share