Soy el número 16 / Cortometraje sobre secuestro de Luis Cardona e impunidad en agresiones contra periodistas en México

Share

diario19.com

Ante una gran audiencia repartida en cuatro presentaciones, Sacalepunta producciones presentó el jueves anterior en la ciudad de México en la Casa del Cine de Uruguay 52, el estreno del documental animado “Soy El Número 16” que narra la historia de Luis Cardona, periodista desplazado del Estado de Chihuahua, México.

La producción del corto obtuvo menciones halagüeñas, de varios centenares de personas que conformaron un público heterogéneo que finalmente aplaudió el trabajo realizado por los creadores encabezados por Rafael Pineda “Rapé” y Leopoldo Hernández.

Este documental fue filmado con un Iphone 5c en un 95% mezclando varias técnicas de animación uniendo los talentos de tres caricaturistas: Noé Lynn “La Dama”, Lú Soriano y “Rapé”. Se pudo contar con la espléndida colaboración de Alberto Rosas en el diseño sonoro y en la música original. El guión y la edición fueron construidos por Leopoldo Hernández basándose fielmente en la narración de Luis Cardona, periodista desplazado por la violencia.

La producción general, dirección artística e idea original corrió a cargo de Rafael Pineda, “Rapé”, contando con el apoyo de Periodistas de a Pie, el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, así como de la Unión Europea.

Leopoldo y Rapé antes del estreno explicaron la forma en que se llevó a cabo la filmación que con recursos mínimos, logró un estupendo resultado. En el documental Cardona narra el acontecimiento que cambió su vida familiar, el entorno laboral y los problemas psicológicos que aún enfrenta.

“Esto no se trata en especial de Luis Cardona, esto sucede en toda la República mexicana, a todo tipo de gente, sin embargo a los periodistas se les agrede por incómodos, por decir la verdad. En los Estados las agresiones son más violentas que en el DF, porque el periodista es más detectable, los actores políticos y los grupos delincuenciales, saben de sus pasos, de su vida, los espían, y en cuanto se juzga que han rebasado los límites y afectan intereses económicos por el ruido que causa la información que manejan, los matan, los desaparecen, los amenazan y los desplazan” explicó Cardona con un nudo en la garganta que cimbraba conciencias.

“En México hoy es más fácil desaparecer gente que dejarla muerta en la calle. Así crecen los índices de desaparecidos y bajan las estadísticas de asesinatos. Esto que me hicieron fue por el producto de mi trabajo como periodista. Esto sucede a muchos compañeros que por temor no dan a conocer sus casos. Yo no es que no tenga miedo, lo tengo y mucho. Después de esto no sé que va a pasar, si habrá represalias o no. Solo se que seguiré mi trabajo, porque espero que el Estado cumpla su parte y me brinde las garantías necesarias para lograrlo, para no tener que emigrar de nuevo, decir la verdad no es ir en contra de nadie, es el compromiso del periodista ante la sociedad”.

“Lo que aquí observaron ustedes, es un gran trabajo de los compañeros de Sácale punta, desde el punto vista técnico es un gran trabajo. Lo agradezco. Lo que me sucedió, no se lo deseo ni al hijo de la chingada que dio la orden, es horrible, les aseguro que no tenía miedo de morir, porque ya sabía perfectamente que mi trabajo pudiera llevarme algún día a ese escenario. En mi regreso al trabajo no busco venganzas o beligerancias, solo quiero hacer mi trabajo, continuar ejerciendo mi profesión. Solo pensaba en mi hijo menor, es cierto, en la familia a la que no te das cuenta cuanto afectas con lo que haces. La que te reclama la que te exige dejar el periodismo. A la que contestas que no puede ser así. No por creerte un héroe, sino porque es tu vocación y convicción de vida”.

“Muchos compañeros estuvieron esa situación, pero no vivieron para contarlo. Goyo y Moisés en veracruz, son un ejemplo de ello. Regina Martínez, Armando Rodríguez. Yo estuve en el límite y no es algo que me enorgullezca. me deprime, paso noches de insomnio, depresiones, estados de animo cambiantes, voy de un polo a otro, pero para que no pase de nuevo esto, para que seamos más solidarios, es que accedí a contar mi historia. No denuncié porque esas indicaciones me dieron para no matarme a mi o a mi familia, y con esa gente no se juega. Sin embargo no es con miedo, como podemos enfrentar esto. Debemos hacer entender al Estado que no callaremos, que continuaremos y que debe protegernos, garantizar nuestra seguridad”.

“Lloro de impotencia, de rabia porque este pinche gobierno no es capaz de entender que publicar la verdad no es ir en contra de alguien, sino de informar. Si nuestros trabajos de investigación se tomaran con objetividad y conciencia, se ponía fin a las prácticas que denuncian nuestras historias. pero prefieren chingarnos, y ese no es el camino”.

“Los periodistas tenemos hoy dentro del Estado mecanismos de protección y una Fiscalía especializada que trabajan lentamente en medio de esa burocracia tremenda que no atinan a extirpar, y obviamente asuntos de reglas no escritas que deben seguir de acuerdo a la directriz institucional, pero es lo único que tenemos. Ninguna ONG, u Organización de la sociedad Civil, puede tomar el trabajo que corresponde al Estado. Mis respetos a todas las ONG, no digo que esté mal lo que practican, sino que muchas se dedican solo a bajar recursos para vivir de las víctimas, de nosotros a quienes no llegan los recursos que se quedan en informes anuales de estadísticas que se archivan y no remedian en nada las necesidades reales de quienes somos agredidos”.

“La CEAV empieza a dar pasos esperanzadores. La Comisión de Atención a Víctimas inicia a trabajar en el problema, aunque el proceso es lento aún, debemos esperar más de ella. Es ahora la alternativa que nos puede llevar a la restitución de nuestras garantías, en combinación con el Mecanismo de protección a periodistas y el castigo a los culpables por medio del trabajo de la Fiscalía que dirige Laura Borbolla”.

“Mi mensaje es en el sentido que los periodistas seamos más unidos, que como lo hace Periodistas de a pie nos capacitemos cada día más. Sin embargo esto no es aún suficiente, los desplazados necesitamos alternativas de empleo. Necesitamos que las instituciones incubadoras abran el abanico de oportunidad para el desarrollo de medios de comunicación propios como diario19.com que garanticen la estabilidad laboral. Las ayudas de emergencia se agradecen, pero no son solución definitiva”

Las palabras entrecortadas, en medio de un llanto que brotaba sin poder parar, impotente tratando de llegar a la conciencia de la audiencia, se apagaron de repente.

En las butacas observamos a personalidades del periodismo como Témoris Grecko, Denisse Dresser, Tracy Wilckinson, Keith Danemiller, Kathy Corcoran, acompañados de muchos más reporteros de varios medios nacionales e internacionales.

Estuvieron también miembros de organizaciones defensoras de los derechos humanos y periodistas en México, el Consejero presidente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Jaime Rochín, la Fiscal Especial para Delitos contra la libertad de expresión Laura Borbolla y el presidente del consejo del Mecanismo de protección a periodistas Pablo Romo

Esta serie de documentales busca denunciar la violencia que sufren algunos periodistas en un país que no da las garantías mínimas e indispensables para ejercer su labor. El trabajo se realizó con apoyo de Periodistas de a Pie, el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, así como de la Unión Europea.

El documental de 10:10 minutos de duración, fue dirigido por Rafael Pineda “Rapé” y Leopoldo Hernández.

Share

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *