Presa Picachos en Mazatlán / Opacidad y omisión

Share

diario19.com / El debate / Lidia Lizárraga

Mazatlán, Sinaloa.- La presa Picachos es una obra hidráulica añorada hace décadas en el sur de Sinaloa porque prometía el detonante del sector agrícola y el abastecimiento de agua potable a Mazatlán. Sin embargo, a cuatro años de su inauguración, “duerme el sueño de los justos” ante la opacidad y la omisión de las autoridades estatales y federales.

Hoy, nuevamente el embalse de Picachos surge en medio de la polémica en tiempos electorales, ya que el alcalde de Mazatlán, Carlos Felton, asegura que es la construcción de un acueducto para abastecer de agua el puerto; no obstante, la obra aún es propiedad de los comuneros desplazados.

La promesa ha venido desde la presidencia de la República en la gestión de Vicente Fox, pasando por Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto. Mientras que el exgobernador Jesús Aguilar Padilla y ahora Mario López Valdez se han comprometido a terminar de pagar los adeudos de sus tierras a los comuneros. Pero ¿por qué a 10 años de su construcción no se aprovecha la presa?

1. Desplazados

El anuncio de la edificación de la presa y su ubicación en los terrenos donde se ubicaban las comunidades de San Marcos, Puerta de San Marcos, El Placer, Casas Viejas y Las Iguanas provocó que los habitantes de esos lugares se desplazaran a unos terrenos y casas otorgadas por el gobierno estatal.

La manera como empezó a pagar las indemnizaciones el gobierno de Jesús Aguilar en 2006 provocó entre los desplazados inconformidad y manifestaciones en carreteras durante varios años, pues nunca consideraron justos y suficientes los montos pagados.

A la fecha, el gobierno federal y estatal aún no expropian las tierras de los referidos pueblos donde se encuentra el embalse de la presa y la cortina y todavía adeudan la indemnización.

2. Promesa de progreso

La construcción de la presa Picachos serviría para garantizar el abastecimiento del agua a los habitantes de Mazatlán, al menos por los próximos 30 años, con la construcción del acueducto Miravalles junto a la cortina de la presa.

La zona agrícola de Mazatlán también saldría beneficiada con la realización de un canal, que vendría a garantizar el riego en aproximadamente 22 mil 500 hectáreas.

En noviembre de 2012, el entonces presidente Felipe Calderón acudió a la cortina de la presa para hacer la inauguración de la infraestructura. Ahí aseguró que esta obra garantizaba el progreso de la región sur de Sinaloa.

En el mismo acto, el gobernador Mario López Valdez prometió resolver junto con la federación los adeudos a las personas (desplazadas por la presa) que hicieran falta. “Les digo a aquellos que tienen algún pendiente o algún reclamo, les digo que si hay algo pendiente, el gobierno del presidente (Felipe) Calderón y de Malova les cubrirá hasta el último centavo”, dijo en aquella ocasión, sin que cumpliera la promesa.

3. Proyectos detenidos

Aunque desde la inauguración de la presa las autoridades estatales y federales anunciaron la continuación inmediata de la construcción del acueducto Miravalles y del canal de riego, hasta marzo de 2016 ninguno de estos proyectos ha empezado ni tampoco se les han asignado recursos federales.

En marzo de 2015, tras el arranque de construcción de la presa Santa María en El  Rosario, la entonces diputada federal Francisca Corrales indicaba: “La presa Picachos desafortunadamente no está aún expropiada por parte de la Conagua y por lo tanto se ha dificultado conseguir los recursos para las obras de infraestructura y distritos de riego”.

4. Acueducto detenido

Apenas el 10 de marzo pasado, el alcalde del puerto Carlos Felton anunció que logró registrar ante la Secretaría de Hacienda el proyecto del acueducto Miravalles.

Prometió que este mismo año se iniciaría la obra con un valor de 570 millones de pesos con el apoyo de Conagua.

La propuesta que hizo la administración municipal para hacer viable la construcción del acueducto es hacer la infraestructura kilómetros abajo, en la derivadora de la comunidad de Siqueros.

5. Es ilegal

Comuneros de la presa Picachos buscan tomar medidas de acción para impedir que el gobierno realice la infraestructura en terrenos de la presa.

Adriana Gutiérrez Enciso, presidenta de la comunidad de San Marcos, mencionó que hasta ahora ninguna autoridad municipal o estatal se ha acercado a ellos para dialogar, pero advirtió que si el acueducto se construye en Siqueros, los comuneros de la Picachos podrían hacer una represa para evitar que baje el agua a la derivadora y alimente el acueducto.

Son 10 años de conflictos y el último del gobierno de Mario López Valdez y Carlos Felton mientras que la solución se vislumbra aún lejana.

Share