Si no hay justicia, no hay reparación: Rochin

Share

Diario 19

El comisionado Jaime Rochin, señaló que constantemente a la CEAV se le ve como una “caja de pago”, algo que debe cambiar.
¿Cómo se puede reparar el daño a las víctimas que deja un familiar desaparecido?, ¿qué palabras de aliento se pronuncian ante la desaparición a manos de autoridades de un hermano, una hija o un esposo o esposa?, “No se puede, no las hay”, afirma Sergio Jaime Rochín del Rincón, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

“Si no hay justicia y no hay verdad, no hay reparación”, asevera el comisionado que considera que las graves violaciones a derechos humanos “se dan en ambos niveles (local y federal), pero lo más grave, lo más cotidiano, que muchas veces ni siquiera alcanzamos a conocer se da en ámbitos muy locales”.

El funcionario añade que para una mejor atención de los casos, las comisiones ejecutivas estatales, dependientes de los gobiernos locales, deben de intensificar su actividad y mejorar la manera de atender a las víctimas que se generen por violaciones de derechos humanos.

Asimismo, el comisionado precisa que la CEAV tiene facultad de atracción sobre casos locales, que se ha ejercido en los últimos seis meses en 17 ocasiones.

“Tienen que ser casos muy específicos que tengan relevancia nacional, que tengan alguna relevancia internacional para poder atraer porque sino no habría ninguna posibilidad”, indica.

El funcionario puntualiza también que la causa en la persistencia de delitos como tortura, violaciones u homicidios, se debe a la impunidad que se mantiene en el país tanto para las bandas delincuenciales como para las mismas autoridades que cometen este tipo de delitos.

“Mientras el costo de violar derechos humanos y de cometer delitos por parte de autoridades(…) no signifique una sanción, una sentencia, una responsabilidad, entonces las autoridades seguirán, de todos los niveles, ejerciendo actos violatorios de derechos humanos, el gran tema es la justicia”, expresó Rochín del Rincón.

El comisionado prosigue que los delitos graves que se cometen en México “no se pueden reparar de ninguna manera, cómo le devuelves a una persona la paz y la tranquilidad, el proyecto de vida que tenía; es imposible, la vida se transforma, la vida cambia, le llamamos reparación a algo que no repara”.

Rochín del Rincón expresa que de acuerdo a la Ley General de Víctimas federal, la reparación del daño estriba en cinco rubros: la restitución, rehabilitación, compensación, satisfacción y garantías de no repetición; sin embrago, si no se puede recuperar “parte de lo que se perdió” no hay reparación del daño, “si no hay justicia y no hay verdad”, no hay reparación; cómo recuperar parte de una persona desaparecida, es imposible, enfatiza.

“Darles un cheque (a las víctimas) es ofensivo, darles un cheque es como si quisieras comprar la verdad, como si quisieras comprar la justicia”, preceptos que las víctimas de un familiar desaparecido o de una violación buscan como último fin, asevera el comisionado.

Constantemente a la CEAV se le ve como una “caja de pago”, algo que debe cambiar, opina Rochín del Rincón, quien también señala que no se puede pagar “una desaparición”.

La desconfianza en la actuación de las autoridades por parte de las víctimas de algún delito es evidente, asevera el comisionado; el hecho, agrega, es que muchas de las personas que tienen a alguien desaparecido o incluso que han encontrado sus restos en alguna de la infinidad de fosas clandestinas que se encuentran en el país piden a la CEAV ayuda para la contratación de algún perito independiente que les pueda garantizar que realmente los restos encontrados son de su familiar.

Share