26 niños muertos y 30 desaparecidos en la escuela Rebsamen tras el sismo

Share

Diario 19

 

  • Ciudad de México– Tras el colapso del Colegio Enrique Rébsamen, en Villacoapa, se han encontrado 26 cuerpos de niños sin vida.Desde la tarde del martes, rescatistas y vecinos han trabajado para salvar a personas atrapadas entre los escombros del kínder y primaria ubicado sobre Calzada de las Brujas, casi esquina con División del Norte.

    “Necesitamos mangueras… mangueras para darle de comer a los niños”, gritó un rescatista.

    Con un megáfono y elevado en un poste gracias a una escalera, lo mismo pedía adrenalida, insulina y serruchos, que detenía el flujo de productos innecesarios ya, como palas, gasolina o medicamentos abundantes.

    El megáfono era la conexión entre la masa inexperta de voluntarios y las manos expertas

    Al menos los cuerpos de dos menores fueron retirados de las ruinas envueltos en sábanas por sus propios familiares.

    Para poder ayudar, personas en redes sociales solicitaron agua, picos, palas y gasolina para las plantas de luz.

    Asimismo se informó que aún hay niños atrapados, algunos están siendo trasladados al hospital Ángeles Acoxpa y otros se están concentrando con sus maestras en el Oxxo de División del Norte.

    En medio del caos, entre cientos de personas que intentaban ingresar para ayudar y militares que intentaban controlar la situación, emergió una espontánea organización capaz de llevar cualquier insumo, formando cadenas inmediatas.

    “¡Necesitamos una batería de coche urgente!”, sonaba desde el megáfono.

    Y pronto, sin casi esfuerzo, ésta llegó al cuarto pedido.

    El rescate, que se prolongó durante la noche de este martes, convocó a miles de personas, tantas, que fue necesario detener a los voluntarios, a quienes sólo bastaba un llamado para lo que fuera: cargar, hacer cordones o gritar instrucciones.

    Pero el esfuerzo tuvo sus recompensas, como cuando hacia las 21:36 horas, esa misma voz emanada del megáfono exclamó:

    “¡Sergio Hernández está vivo! ¡El niño Sergio Hernández está vivo!”.

    Y luego: “¡Myriam Gutiérrez está viva!”, a lo que siguió una breve ronda de aplausos, como la que dedicó la multitud a la hilera de paramédicos que salieron de la zona de desastre tomados unos a otros de los hombros.

    En las rejas de una unidad habitacional de Rancho Tamboreo, a 200 metros de la escuela colapsada, colgaban tres cartulinas con nombres.

    En dos de ellas, estaban anotadas 29 personas (en su mayoría niños) que fueron trasladadas a los hospitales Ángeles Acoxpa y Ángeles Pedregal.

    En otra, la lista de 22 menores, maestras y trabajadores del Colegio, aún desaparecidos.

    Durante toda la tarde, las ambulancias entraron y salieron de la colonia Nueva Oriental Coapa trasladando menores.

    Más tarde, el ritmo de traslados se fue volviendo lento y angustiante para los familiares que llegaron hasta el lugar buscando a sus hijos.

    Cuando cayó la noche, se dificultaron las labores de rescate, pero la búsqueda se mantenía.

    Los brigadistas pedían silencio a los cientos de ciudadanos que se congregaron en la zona para ofrecer ayuda.

    Los vecinos del Colegio abrieron sus casas para habilitarlas como centros de acopio, mientras la Policía capitalina y el Ejército batallaban para mantener acordonada la zona.

    En las calles, dos plantas de luz funcionaban con gasolina, lo que permitía mantener iluminada la zona del desastre, de donde entraban y salían soldados, enfermeras, paramédicos, rescatistas y civiles.

    Pasadas las 10 de la noche, un grito animó a rescatistas y voluntarios: “¡familiares de Fátima Navarro!”.

    Otra niña había sido rescatada.

    Pero en la lista de desaparecidos, una veintena de nombres dejaba ver la larga faena por venir:

    Laura Jésica Castrejón, Nicolás Yarleque, Alfonso Ochoa, Agniel Guerra, Adrián Santacruz, Alejandro Jurado, Alexandra Arias, Ana Gabriela Navarro, Ana Laura Legua, Andrea Contreras, Andrea Cruz, Sofía Reyes, Blanca Elena García, Claudia Ruiz, Christian Labio, Dala Sandoval…. (Víctor Juárez, Iván Sosa y Ernesto Núñez/Reforma )

Share