Reportera pide al Presidente López Obrador, la libertad de su hijo tras 13 años de encarcelamiento injusto

Share

En la conferencia de prensa del jueves 10 de diciembre, en Palacio Nacional, una reportera de Sinaloa solicitó al presidente Andrés Manuel López Obrador, su intervención para lograr la liberación de su hijo, quien desde 2018 debió salir de prisión tras cumplir 10 años de cárcel por delitos que confesó mediante tortura.

“Yo no sé mucho de leyes, pero lo que yo tengo claro es que mi hijo Rafael tiene 13 años encarcelado siendo inocente, acudí aquí, señor presidente, porque la verdad es que ya no tenía más a dónde ir, sólo quiero que usted o quienes están ahí me respondan: ¿por qué mi hijo, que tiene 13 años preso por una condena injusta y que hace 3 años debía estar ya conmigo, libre, con su familia, en libertad, por qué sigue preso? ¿Y por qué los torturadores, que esos sí son delincuentes con placa, siguen libres y tan campantes? Yo quisiera saber si esto es un Estado de derecho, señor presidente”, preguntó la reportera Judith Valenzuela.

Al escuchar a la periodista y madre del afectado, el presidente López Obrador preguntó a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, si al ser el titular del ejecutivo podía indultar al hombre, “porque, si puedo, lo voy a hacer hoy mismo”, indicó el mandatario.

“La respuesta, presidente, es la siguiente: El indulto procede cuando hay sentencias definitivas. En este momento todas las sentencias son inexistentes por la reposición del procedimiento, el caso de este muchacho es verdaderamente una tragedia jurídica, presidente, no hay sentencias”, respondió Sánchez Cordero.

Rafael Méndez, hijo de la periodista sinaloense Judith Valenzuela fue detenido, el 22 de enero de 2008, en la carretera Valle de Bravo-Toluca, en su puesta a disposición del Ministerio Público se asentó que en el auto en el que viajaba se encontró droga y armas exclusivas del ejército.

Rafael fue torturado y obligado a confesar ser integrante de la Familia Michoacana y ser apodado “El Chester”.

Fue sentenciado a 17 años de cárcel, pero después un tribunal ordenó a la juez que lleva el caso, reducir la sentencia a 10 años por los delitos de delincuencia organizada y portación de arma de fuego, lo que implica reponer el procedimiento y dictar una nueva sentencia, cosa que no ha ocurrido hasta la fecha.

Rafael debió abandonar el penal federal número 8 de Guasave, Sinaloa, el 2 de marzo de 2018.

Gracias a la intervención de su madre, este jueves, el presidente López Obrador se comprometió a darle respuesta a su caso.

“Voy a hablar con el presidente de la Corte el día de hoy y el lunes te damos una respuesta”, finalizó el presidente.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share
Share