Amapoleros se apoderan de Coyuca de Catalán

Share

La atención del país se concentró en el proceso electoral, tal como sucedió con la pandemia en meses anteriores, pero los hechos violentos contra comunidades enteras en el país no cesan y en el municipio de Coyuca de Catalán, en Guerrero, es recurrente.

Pobladores de varias comunidades denunciaron el asedio de grupos criminales, tal como ocurrió en esa zona en febrero pasado.

Desde el pasado lunes, habitantes de las comunidades de El Pescado, Guajes de Ayala y Hacienda de Dolores en el municipio de Coyuca de Catalán, Guerrero, denunciaron a través de redes sociales que había enfrentamientos entre grupos de hombres armados.

En febrero pasado circularon videos similares en los que grupos de mujeres exigían a las autoridades vigilancia en sus ejidos para evitar la presencia de hombres armados.

“Por favor, nos amenazan que habrá balazos hoy, mañana, pasado, todos los días, y los hombres andamos huyendo, aquí en el centro de salud que es el único refugio que uno puede acoplarse. Hay mucho niño, hay mucha señora y no nada más aquí, hay en otros refugios”, se escuchaba decir a las mujeres de El Pescado en febrero pasado.

Entonces se envió presencia de Guardia Nacional a la zona, pero por el proceso electoral, estos elementos fueron retirados.

“Durante los últimos días toda la policía del estado y la Guardia Nacional ha estado atenta de las elecciones. Ayer fueron los cómputos distritales. La policía del estado, la Guardia Nacional y la Secretaría de la Defensa Nacional han estado muy pendientes de los acontecimientos de la elección”, Héctor Astudillo, gobernador de Guerrero.

Entonces la violencia se desató de nuevo.

Distintas células de hombres armados se disputan el territorio: son grupos de delincuentes locales que buscan controlar la explotación forestal.

“Llegaban a las comunidades y empezaban a desplazar a la gente, murió mi papá, mi hermano, allá también. Los mataron”, Elia Díaz Pérez, desplazada Comunidad La Laguna, Coyuca de Catalán, Guerrero.

Elía Díaz Pérez cuenta que en 2011 dejó la comunidad de La Laguna, junto con otras 600 personas que se asentaron en otros municipios, dice que un grupo armado los quería fuera para poder explotar la madera y quedarse con sus tierras para la siembra de amapola.

“Y el cabecilla era este el que le dicen el gordo, se llama Javier Hernández Peñaloza, estaba organizando a toda la gente”, Elia Díaz Pérez, desplazada Comunidad La Laguna, Coyuca de Catalán, Guerrero.

“Sabemos que hay oro, la otra es que hay madera, aparte de que son de las mejores tierras para la producción de la amapola, para esto utilizaron ellos en ese tiempo a la familia Hernández Peñaloza que son los que ahora en este momento están en el ejido de los Guajes”, Hoguer Morales, Frente Nacional Para la Liberación de los Pueblos.

Los habitantes lamentan que ahora, 10 años después, siga presentándose la misma situación con distintos actores.

“Así como ellos están viviendo ayer que vi un video, que las mujeres lloraban y gritaban, así también a nosotros nos pasó y el gobierno ni cuenta se daba porque en ese entonces que iba a haber internet o una línea telefónica ni nada”, Elia Díaz Pérez, desplazada Comunidad La Laguna, Coyuca de Catalán, Guerrero.

El Gobierno de Guerrero asegura que ya envió a la zona efectivos para evitar enfrentamientos armados y brindar seguridad a los habitantes del lugar.

“Desde ayer se armó en la tarde un grupo especial que va para allá que se retiró de varios distritos que estaban vigilando para tratar de hacer presencia, hay asuntos de tala de árboles y hay asuntos de narcotráfico, eso no lo podemos negar”, Héctor Astudillo, Gobernador de Guerrero.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share
Share