¡Eeeh…Puuutooo!

Share

diario19 / Agencias

 

La posibilidad de llegar a un desalojo de estadio durante un partido por situaciones racistas o discriminatorias en la Liga MX no es algo nuevo en el Reglamento ni se originó por el grito de “¡Eeeh…Puuutooo!”.

La Liga remarcó que la medida se trata de una parte de un protocolo que ordenó FIFA contemplar y, en dado caso, ejecutar, desde la campaña 2014-2015.

La Comisión Disciplinaria de la FMF informó en febrero de 2014 que desde ese momento entraría en vigor el protocolo, después de que algunos jugadores en el futbol mexicano recibieron gritos y sonidos desde las tribunas por su color de piel.

A través de un comunicado, la Liga explicó que en cuanto al grito que parte del público suele realizar al portero rival, el protocolo se activará de acuerdo al criterio del árbitro central de cada partido y en consulta con el comisario respectivo.

El protocolo ante incidentes racistas y discriminatorios, que se contempla en el artículo 63 del Reglamento de Competencia tiene varias etapas.

La primera es que si el silbante detecta la conducta racista y esta es lo suficientemente intensa, debe detener el cotejo y pedir al sonido local que exhorte a los asistentes a dejar de hacerlo.

La segunda fase estriba en detener el partido entre 5 y 10 minutos, si acaso continúa la conducta, y enviar a los equipos a los vestidores durante ese tiempo e insistir a la gente que cese el comportamiento.
En caso de que el partido se reanude y sigan los incidentes, entonces entra la tercera etapa que es al suspensión del encuentro para desalojar el inmueble y reanudarlo ya sin público.

La Liga MX confía no llegar a desalojos

La Liga MX tiene fe en que no se verá un solo desalojo en los estadios por el grito de “¡Eeehhh…puuutooo!” durante la temporada 2017-2018 del futbol mexicano.

Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, reiteró que el protocolo para combatir los incidentes de discriminación y racismo de FIFA se implementó desde el 2014, pero nunca se ha llegado a la tercera fase, la suspensión del partido y el desalojo del estadio, y confía en que no se llegará.

“Mientras no sea un grito realmente ofensivo, mientras no sea una actitud realmente racista la que se tome en nuestros estadios, seguiremos como estamos”, explicó Bonilla en entrevista con Grupo REFORMA.

“Cuando ha habido casos de racismo hemos actuado. Un desalojo en la Liga, las sedes y las autoridades están capacitados paras hacerlo en caso de emergencia, un caso desalojo voluntario es mucho más difícil, tendríamos que platicar con las autoridades, tanto de Seguridad Pública como de Protección Civil de la sede en que se diera el caso, pero estoy cierto que eso no va a llegar a suceder, no lo tenemos como una posibilidad”.

El directivo insistió en que la Liga MX, así como lo ha hecho la FMF, no concuerda con FIFA respecto al carácter homófobo que el organismo internacional le coloca al grito por parte del público mexicano.

“Discrepamos con FIFA de la intención que se tiene con el grito famoso y tan es así que lo estamos apelando en el tribunal supremo del deporte (TAS o Tribunal de Arbitraje Deportivo) y esperaremos a que este Tribunal nos diga quién tiene la razón y se actuará en consecuencia”.

Bonilla también descartó que pudiera existir durante la campaña de Apertura 2017 una situación similar a la del paro arbitral del torneo pasado.

“La FMF ha venido tomando medidas, la más clara y más visible es la contratación de Arturo Brizio y creemos que están trabajando de manera correcta, lo cual no nos hace pensar en que se dé una situación tan triste y desagradable como la de la jornada 10, pero estaremos en contacto constante con FMF para que los trabajos ofrecidos de mejora en el arbitraje se lleven a cabo”.

Share