Edificio tomado de la CNDH será convertido en refugio para víctimas

Share

El grupo de mujeres que mantienen la toma de las oficinas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) advirtieron que no devolverán las instalaciones y las convertirán en refugio para víctimas.

Con el apoyo del grupo feminista Bloque Negro, ayer las manifestantes cambiaron simbólicamente. A golpe de martillo tiraron el letrero oficial y en su lugar colocaron una manta que decía: Ocupa, ‘Casa de Refugio Ni Una Menos México’.

Además, tomaron una pintura con la imagen de Francisco I. Madero, del acervo del organismo nacional y catalogada como patrimonio cultural por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la cual desfiguraron al rayar sobre el lienzo, alterando la imagen del personaje. Señalaron que se subastaría para sostener el movimiento.

Por la tarde difundieron fotografías en Twitter. En una de ellas se observa la oficina de la presidencia de la CNDH, donde rotularon con grandes letras la frase: No perdonamos ni olvidamos.

La CNDH no había emitido una posición sobre los hechos de ayer. Sólo se distribuyó entre los reporteros un comunicado.

En tanto, en un comunicado, la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación informó que autoridades federales y de la Ciudad de México acudieron a la sede de la CNDH para dialogar con quienes mantienen la toma, escucharlas y establecer una ruta de atención, acceso a la verdad y a la justicia.

Pese a la negativa de las manifestantes para entablar diálogo, las autoridades tendrán apertura, dijeron.

Entre las autoridades que acudieron, se informó que estuvieron la titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, Fabiola Alanís Sámano, y la coordinadora general de Investigación de Delitos de Género y Atención a Víctimas de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, Nelly Montealegre, además personal de la Subsecretaría de Derechos Humanos y de la Secretaría de las Mujeres capitalina.

Érika Martínez, una de las participantes en la toma, aseveró: No es intimidación, esto es una respuesta a sus omisiones. Yesenia Zamudio, madre de una joven víctima de feminicidio en enero de 2016, advirtió que no entregarán la sede y si se les intenta desalojar con la policía, responderán con violencia de ser necesario.

Share
Share
Share