Son ‘‘de reciente manufactura’’ 14 obras subastadas por Sotheby’s en París.

Share
 Catorce de las piezas que el miércoles vendió la casa subastadora Sotheby’s como presuntas obras de arte precolombinas no lo son.

De acuerdo con el dictamen arqueológico elaborado el pasado 16 de octubre, suscrito por los arqueólogos Jaime Alejandro Bautista Valdespino y Omar Silis García, 22 de los objetos anunciados como prehispánicos, en realidad ‘‘son de reciente manufactura y no forman parte del patrimonio cultural de la nación”, pero la mayoría fueron adquiridos en París por una suma total de 576 mil 875 euros por coleccionistas que los consideran auténticos.

El director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto, dijo a La Jornada que es muy frecuente que los traficantes de arte ‘‘entreveren piezas verdaderamente prehispánicas con falsificaciones. En algunos países, como Alemania e Italia, está penalizada la falsificación, pero en Francia el problema es que parten de que el propietario es poseedor de buena fe y eso nos plantea la necesidad de demostrar las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que salieron los bienes mexicanos reclamados; lo tenemos que acreditar nosotros y no siempre es sencillo”.

Cuidadosa revisión

De acuerdo con información proporcionada a este diario por el instituto, la ‘‘cuidadosa revisión” que hicieron Bautista y Silis de las imágenes del catálogo en línea de la venta titulada Le Soleil de Nuit. Trésors Précolombiens d’une grande collection française concluye que ‘‘35 piezas, ilustradas en los lotes 2, 3, 7, 13, 14, 17, 18, 19, 21, 22, 25, 26, 27, 30, 32, 33, 34, 35, 37, 42, 43, 50, 51, 53, 54, 55, 56, 59, 60, 61, 62, 63, 73 (lote de dos piezas) y 74, son bienes arqueológicos procedentes de nuestro país, y están definidos y protegidos como monumentos arqueológicos muebles, propiedad de la nación mexicana, de conformidad con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

‘‘Por otro lado, las restantes 22 piezas, correspondientes a los lotes 1, 5, 6, 9, 20, 23, 31, 36, 38, 39, 40, 41, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 52, 64, 68 y 72, son bienes de reciente manufactura, que no forman parte del patrimonio cultural de la nación.”

Este estudio de las piezas, añadió el director del INAH, ‘‘es tentativo”, para determinar cuáles son verdaderamente obras arqueológicas o prehispánicas, y cuáles simples artesanías contemporáneas. El arqueólogo Omar Silis explicó a La Jornada que formalmente no se puede catalogar a las obras ‘‘de reciente manufactura” como ‘‘falsas”, pues ‘‘se trata de piezas artesanales que pretenden emular piezas prehispánicas”.

La casa Sotheby’s recaudó 822 mil 500 euros por el remate de 18 piezas que el instituto presume sí son parte del patrimonio nacional.

Entre los objetos vendidos en la subasta del pasado miércoles, consideradas ‘‘de reciente manufactura y que no forman parte del patrimonio cultural de la nación”, se hallan los lotes 20, 23 y 31, los más caros de la puja, los cuales recaudaron 412 mil 500 euros (casi 9 millones de pesos).

El objeto identificado con el número 31, Máscara en serpentina, es la portada del catálogo con el cual Sotheby’s anunció la venta de piezas de un ‘‘coleccionista francés cuya vida estuvo marcada por la pasión por la estética y la integridad del arte de muchas culturas y épocas”.

El catálogo de la casa de remates lo define como parte de la cultura teotihuacana y fabricado entre los años 450 y 650 dC. En su trascurrir ha pertenecido a las colecciones Raul Kampfer (Nueva York); Jean-Louis Sonnery, Gérald Berjonneau y Castor Hara, todas en París.

El anterior traspaso ocurrió en París el 3 de junio de 2013, según Sotheby’s. Meses después de la subasta de la Colección Barbier Mueller, que México y Perú pidieron suspender. Ese día la venta total fue de 10 millones 296 mil 300 euros.

Los 300 objetos fueron identificados como provenientes de nuestro país, además de Centro y Sudamérica.

En la subasta desarrollada el pasado miércoles, el lote 20, Cabeza en terracota, es atribuida a la cultura Veracruz. Según ellos data de entre 700 y 1200 dC. Sotheby’s la ubica como propiedad del estadunidense Jay C. Leff y luego fue parte de una ‘‘importante colección privada francesa”.

Sotheby’s no es la única que se ha visto involucrada en denuncias de venta de arte de dudosa procedencia o fraudulenta. Desde hace años, el INAH ha tratado de recuperar objetos rematados por diversas instancias, como Binoche et Giquello, la sociedad Joron Derem, Millon y Bonhams.

Share
Share
Share