La comunidad de Amilcingo veló a Samir Flores; el asesinato del informador comunitario y activista será una importante barrera más contra la Termoeléctrica

Share

Diario 19 / 22 de febrero de 2019 / Desinformemonos

 

 

Por Gloria Muñoz Ramírez

 

Fotos: Miguel Tovar

Amilcingo, Morelos. El pueblo de Cuautla despidió la carroza fúnebre de Samir Flores Soberanes, el defensor del territorio y opositor a la termoeléctrica y el gasoducto en Morelos, con aplausos, flores y lágrimas. Y así fue recibido por el pueblo entero de Amilcingo, su comunidad en el municipio de Temoac, donde esta noche se señala con una veladora el lugar exacto en el que fue abatido por dos disparos en la cabeza. Cientos, miles de personas salen a las calles y acompañan el cortejo hasta su casa, donde ya lo esperan su familia, compañeros y gente de otras organizaciones de Morelos.

No hay una persona en este pueblo nahua que no lo conozca y que no hable hoy de su asesinato. “Apenas ayer estábamos hablando y riendo en la asamblea. No puedo creerlo”, dice la señora Cecilia, mientras se abraza con otras que como ella no conciben la muerte de un líder nato de la comunidad, un hombre querido y respetado por todos.

Largas filas se hacen frente al ataúd de cuerpo presente. Cientos de ramos de flores de todos los tamaños cubren el patio de su casa, en el que se puso una carpa, mesas y sillas para recibir a la gente que llegó a despedirlo. “Mándanos una señal, dinos por dónde buscamos”, dice un señor frente a la caja, mientras otros esperan su turno. Se acercan, le hablan bajito, como si los escuchara. Su viuda, sus padres, hermanos e hijos están a un lado. No paran de llorar, mientras una señora se desmaya y todos acuden a socorrerla. Hilda Legideño y Cristina Bautista, madres de dos de los 43 normalistas de Ayotzinapa, acompañan la despedida. También hay gente del Frente de Pueblos de Tepoztlán y opositores la presea La Parota, en Guerrero.

La noche será larga. Para las cuatro de la tarde de este jueves 20  de febrero está preparado el sepelio en el panteón de la comunidad en la que Samir sembró árboles, una radio comunitaria y organización autónoma.

En medio del velorio de pronto se va la luz, un apagón pone en tinieblas a toda la comunidad y el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua (FPDTA)  responsabiliza a la Comisión Federal de Electricidad, la instancia del gobierno encargada de la termoeléctrica. La oscuridad no impide la reunión de organizaciones en el centro del pueblo, donde acuerdan movilizarse a la Ciudad de México y un plan de acción para evitar la consulta programada para los días 23 y 24 de febrero.

 

Este material periodístico es de libre acceso y reproducción. No está financiado por Nestlé ni por Monsanto. Desinformémonos no depende de ellas ni de otras como ellas, pero si de ti. Apoya el periodismo independiente. Es tuyo.

Share
Share
Share