Un Día en la Historia del Boxeo: gancho al hígado, el golpe más mexicano nos fue enseñado por un norteamericano

Share
Diario 19 / 28 de septiembre de 2018

 

Por Jacinto Segura

 

Tomy White

Es el sello distintivo de la casa, carta de presentación de los boxeadores aztecas en todos los cuadriláteros alrededor del mundo “el gancho al hígado” uno de los golpes más poderosos y dolorosos en el boxeo.

Sus efectos devastadores provocan además la pérdida del control de las piernas, la dilatación de los vasos sanguíneos, variación en la presión, además de experimentar una especia de calambre en las zonas bajas.

El golpe más mexicano fue en realidad traído a nuestro país por un norteamericano. En 1932 el experimentado boxeador Tommy White, de 32 años de edad, de padres texanos pero nacido en el estado de Chihuahua, regresó a nuestro país para enfrentar a la joven promesa de provincia y de tan solo 19 años Luis Villanueva Páramo, quien entonces era conocido como “Kid Chino”.

Tommy White, campeón welter, además de ser un boxeador veterano y de pegada fuerte, también fue uno de los primeros púgiles en aplicar técnicas defensivas como el bending y el rolling. White regresaba de una gira por Venezuela, Panamá y México.

El 27 de junio la Arena Nacional de la cd. de México fue sede del combate entre Luis Villanueva de 19 años con record 25-5-3 (15 ko) vs Tommy White 32 años 127-20-9 (51 ko), en pelea pactada a 10 rounds.

La pelea no dejó lugar a dudas de la experiencia y técnica del estadounidense quien a lo largo de 8 rounds le dio una golpiza a Villanueva que cayó varias veces producto de un tremendo golpe desconocido totalmente para el mexicano “el gancho al hígado”.

Sangraba por nariz y boca, ambos pómulos inflamados, además no tenía idea de cómo evitar esa letal estocada al cuerpo.

En el octavo asalto White concluye la pelea con una poderosa combinación al rostro del mexicano y lo firma con un remate al hígado; Villanueva cae de bruces y queda inconsciente por algunos minutos.

Fue así como en carne propia, Luis Villanueva Páramo quien después sería conocido como “Kid Azteca”, aprendió el golpe que lo llevaría  ganar decenas de combates y convertirse en leyenda del boxeo mexicano y en el mundo.

Kid Azteca

Tras esa dolorosa derrota Kid Azteca entrenó y perfeccionó el gancho al hígado hasta convirtiéndose en un especialista que no se dejó caer tras la derrota con White pesa a las críticas de la afición y la prensa. Pues regresó al ring para tapar muchas bocas e incluso cobrarle revancha al estadounidense 9 meses después para vencerlo por Decisión Unánime en 10 rounds con un boxeo calificado por los especialistas de la época como fino y efectivo.

Otro especialista que puso de rodillas hasta los boxeadores más duros y sin duda uno de los mejores púgiles mexicanos de todos los tiempos fue Julio César Chávez. “El César del Boxeo” poseedor de una pegada devastadora y en su juventud una cintura de goma, aplicaba el gancho al hígado de manera quirúrgica y metódica destruyendo a sus rivales.

Julio César Chávez vs Greg Haugen

El gran campeón mexicano llamado así en la presentación de cada una de sus peleas, narró que su prodigioso manejo de la mano izquierda se debió a que durante algún tiempo estuvo lastimado del brazo derecho, así que en los entrenamientos comenzó a trabajar los golpes solo con la mano izquierda entre ellos el gancho al hígado. Cuando volvió a subir al ring se percató de que ese golpe le salía de forma casi natural e instintiva.

Quienes sufrieron las guadañas que Chávez lanzaba a la zona hepática  para luego ser rematados con el gancho izquierdo a la quijada fueron entre muchos: Roger Mayweather “La Mamba Negra”, tío de Floyd Mayweather, Greg Haugen, Giovany Parisi, Edwin El Chapo Rosario, y por supuesto Héctor el Macho Camacho, y una larga lista de víctimas que Julio acumuló a lo largo de 88 peleas invicto y más de cien combates en su carrera boxística.

Es así como el boxeo mexicano bebió el conocimiento, perfeccionó e hizo suyo el gancho al hígado “el golpe más mexicano”.

 

Share
Share
Share