Lo que escribió José Martí al ver morir a los Mártires de Chicago

Share

Diario 19

 

…Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: ‘la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora’

 

Yohali Reséndiz
El 21 de junio de 1886, inició el juicio contra los responsables.

Todos los derechos laborales conquistados se han debido al inicial sacrificio de un puñado de hombres que de trabajadores pasaron a condenados, y que fueron llamados los mártires de Chicago.

Además de ser considerado este día como la festividad internacional más importante de los trabajadores, los gremios reivindican sus logros sociales y laborales; pero no siempre fue así.

El Día del Trabajo nace en la ciudad de Chicago, Illinois en 1886 y, sin embargo, en Estados Unidos, no se celebra esta fecha, sino el primer lunes de septiembre (Labor Day), con un desfile realizado en Nueva York. La fecha se cambió por que se temía que, al celebrarse el primero de mayo, el movimiento socialista pudiera reforzarse en los Estados Unidos.

Así, durante la segunda mitad del siglo XIX, Chicago era la ciudad más importante en la expansión industrial y la ola inmigrante proveniente de Europa saturó su mercado laboral, especialistas consideran que  la revolución industrial estaba más avanzada en Estados Unidos que en cualquier otro país.

Durante esa época, la industria textil requirió mano de obra femenina por lo que sumada a las máquinas, los empresarios comenzaron a obtener millonarias ganancias, debido a la explotación de trabajo en sus fábricas de hombres, mujeres y niños.

Capitalistas -como John Davison Rockefeller– comenzaron a amasar sus grandes fortunas, mientras que la clase trabajadora era cada vez más pobre al ser víctimas de los vaivenes económicos y de la esclavitud laboral, con salarios ridículos e irrisorios y jornadas de 12 o 14 horas; razón por lo que nace un movimiento de lucha formado por trabajadores que reclamaban el cambio de sus jornadas y así dividieron su día: 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso y 8 horas de esparcimiento.

La confrontación de la  fuerza laboral fue complicada, pues enfrentaba a hombres de negocios, bancos y gobiernos; además algo que pesaba en contra era que aquellos trabajadores tenían distintas nacionalidades; hablaban diferentes lenguas, que competían por los escasos trabajos.

La historia refiere que en 1860, obreros de la fábrica de calzado en Lynn, Massachussets, fueron quienes obtuvieron los primeros  beneficios salariales, luego de realizar una huelga, sin embargo, posterior a la Guerra Civil, muchos huelguistas -como los carboneros y ferrocarrileros- fueron encarcelados o asesinados por los rompehuelgas, soldados o guardias contratados y entonces surgió la fuerza laboral organizada y con ello los primeros sindicatos nacionales con suficiente fuerza para negociar con los empresarios.

Ejemplo de ello es la Noble Orden de los Caballeros, que para 1884 tenía más de 700 mil afiliados, los mismos que participaron en la huelga del 1° de mayo de 1886, en Chicago, Illinois, donde se pedía una jornada laboral de ocho horas. Surgieron enfrentamientos como el registrado el 3 de mayo, donde los huelguistas atacaron a los rompehuelgas de la compañía McCormick Reaper; la policía disparó, hubo 6 muertos y decenas de heridos.

Un día después, miles de personas protestaron afuera del Haymarket Square para protestar por los actos del día anterior. La policía dispersó de forma violenta  a la multitud, de pronto estalló una bomba y varios policías murieron y en  represalia abrieron fuego sobre la multitud, matando e hiriendo a un número indeterminado de obreros.

Se declaró estado de sitio y toque de queda y, en los días siguientes se detuvo a centenares de obreros, los cuales fueron golpeados y torturados, acusados de asesinar policías.

El 21 de junio de 1886, inició el juicio contra los responsables, sin respetar para no variar el debido proceso, y aunque nada pudo probarse en su contra, los ocho de Chicago fueron declarados culpables, acusados de ser enemigos de la sociedad y el orden establecido. Se les juzgó por sus ideas y no por los hechos. Tres de ellos fueron condenados a prisión (Samuel FieldenOscar Neebe y Michael Schwab), y cinco a la horca (George EngelAdolf FischerAlbert ParsonsAugust Spies y Louis Lingg).

La ejecución de los sentenciados se realizó el 11 de noviembre de 1887, a excepción de Lingg, que se suicidó en su propia celda para no ser ejecutado.

 

“…salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro… Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, orgullo en el del Parsons, Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: ‘la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora’. Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable…” escribió el poeta y periodista cubano José Martí, corresponsal en Chicago del periódico La Nación de Buenos Aires, sobre la ejecución.

La prensa siempre ha jugado un papel importante y esta vez no sería diferente, pues se adhirió a la represión: reclamaba juicio sumario por parte de la Corte Suprema, responsabilizando a ocho anarquistas y a todas las figuras prominentes del movimiento obrero.

En mayo de 1886, varios sectores patronales accedieron a otorgar la jornada de ocho horas a sus obreros, lo que impulsó a millones de trabajadores, que habían permanecido al margen del movimiento sindical, afiliarse a las organizaciones existentes.

Esta fecha, fue establecida por un acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889 y, a partir de entonces, se convirtió en un día – símbolo de los derechos de los trabajadores, de casi todo el mundo.

En México, la casa del Obrero Mundial declaró esta conmemoración a partir de 1913, luego del desfile de más de 25 mil trabajadores y exigieron al gobierno la implantación de la jornada de ocho horas de trabajo y en un abierto desafío a Victoriano Huerta, Presidente de México

Se tiene registro de que en 1923, Álvaro Obregón, presidente del país, fue quién promulgo el primero de mayo como el Día del Trabajo en México. Sin embargo, fue hasta 1925 que el presidente Plutarco Elías Calles estableció la celebración de forma oficial y fue hasta la promulgación de la Constitución Política que los derechos de los trabajadores se reconocieron y quedaron protegidos por la ley.

En el Artículo 123, se establecen algunas de estas garantías entre las que se encuentran: la jornada laboral de ocho horas, un día de descanso por cada seis días de trabajo, salarios justos, derecho a la formación de asociaciones y sindicatos, entre otras. También se hizo una Ley Federal del Trabajo para regular las relaciones laborales entre trabajadores y patrones.

Así que, además de recordar a los mártires de Chicago, a las víctimas del movimiento obrero de 1907, este día recuerda a los trabajadores de Río Blanco, Veracruz y Cananea, Sonora; hechos que, aunque están más asociados al inicio de la Revolución Mexicana, son también un recordatorio de la lucha de los trabajadores por sus derechos.

El 1 de Mayo es el símbolo de la fuerza laboral y ha servido también para que  varios sindicatos como la Unión Nacional de Trabajadores, el Sindicato Mexicano de Electricistas, el sindicato Independiente Nacional y Democrático de Jornaleros manifieste su rechazo a las reformas estructurales, como en el 2016, que además de demandar mejores condiciones laborales de los trabajadores, exigieron el regreso con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

¿PERO QUÉ HAY QUE CELEBRAR?

Si los trabajadores ganan salarios de los más bajos del mundo, 88.36 pesos diarios y la desestabilización laboral es un gran problema en el país, y más cuando, el 25 de abril pasado, un sector empresarial de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propuso aumentar a 98.15 pesos el salario mínimo; es decir, diez pesos, más.

Los callcenters son la nueva esclavitud pues ofrecen salarios bajos y sin prestaciones a cientos de jóvenes que tienen la ventaja sobre otros de dominar un segundo idioma. Según cifras del INEGI, en 2016 se solucionaron 143 mil 857 conflictos de trabajo, quedaron pendientes 233 mil 36 pleitos laborales y estallaron 46 huelgas: 31 en la Ciudad de México; 7 en Jalisco, una en Colima, una en Durango, una en Michoacán, una en Querétaro y una en Tamaulipas.

Los estados con más problemas conflictos laborales son: la Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco, Guanajuato y el Estado de México.

¿Y las pensiones?

De acuerdo con datos del INEGI, 15 millones 518 mil 979 personas están en peligro de perder su pensión y tiene entre 50 y 64 años, mientras que 31 millones 159 mil 898  son jóvenes, sin oportunidades de un empleo digno.

OTRO TEMA, LOS NIÑOS…

Según la 18ª Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo, los niños de 5 a 11 años NO DEBEN REALIZAR NINGÚN TIPO DE ACTIVIDAD LABORAL, los de 12 a 14 años solo trabajos ligeros que no perjudiquen su salud o desarrollo y que no impidan su asistencia escolar y los mayores de 14 años pueden tener un trabajo regular, pero en el que no realicen actividades o condiciones de trabajo peligroso o las consideradas peores formas de trabajo infantil, sin embargo la realidad del país no es así, y más de 2 millones de niñas y niños están ocupados en alguna actividad laboral y 89.6% de ellos realizan actividades no permitidas por la Ley Federal del Trabajo (LFT).

Según datos del INEGI y la Secretaría del Trabajo:

  • 2,475,989 niñas y niños mexicanos trabajan
  • 8.4 por cada 100 niñas y niños mexicanos de 5 a 17 años trabajan
  • 9 de cada 10 (89.6%) niñas y niños que trabajan realizan actividades no permitidas por la Ley Federal del Trabajo
  • 4 de cada 10 (37%) niñas y niños de 5 a 17 años ocupados no van a la escuela
  • 4 de cada 10 (42.5%) niñas y niños que trabajan en una ocupación no permitida no recibe ingresos
  • 3 de cada 10 (28.8%) niñas y niños que trabajan en una ocupación no permitida perciben hasta un salario mínimo
  • 5.7 por cada 100 niñas y niños de 5 a 17 años realizan quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas
  • 3 de cada 10 niñas (29.7%) realizan quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas más de 28 horas a la semana
  • 69.8% de los menores que trabajan son niños
  • 30.2% de los menores que trabajan son niñas
  • La tasa de ocupación infantil en hombres de 5 a 17 años bajó de 16.6 en 2007 a 11.5 en 2015
  • La tasa de ocupación infantil en niñas de 5 a 17 años bajó de 8.3 en 2007 a 5.2 en 2015
  • El trabajo infantil es mayor en las áreas menos urbanizadas
  • En las áreas menos urbanizadas la tasa de ocupación de niños de 5 a 17 años es de 10.3 por cada 100 niños de 5 a 17 años
  • En las áreas más urbanizadas la tasa de ocupación de niños de 5 a 17 años es de 5.9 por cada 100 niños de 5 a 17 años
  • 7.5 por cada 100 niñas y niños de 5 a 17 años trabajan en actividades no permitidas por la #LFT
  • 10.7 por cada 100 hombres de 5 a 17 años que trabajan, lo hacen en actividades no permitidas por la #LFT
  • 4.2 por cada 100 niñas mexicanas trabajan en actividades no permitidas por la Ley Federal del Trabajo
  • 9.5 por cada 100 niñas y niños de áreas menos urbanizadas trabajan en actividades no permitidas por la #LFT
  • 5 por cada 100 niñas y niños de áreas más urbanizadas trabajan en actividades no permitidas por la #LFT
  • 14% de los niños y las niñas mexicanos que trabajan tienen de 5 a 11 años
  • 21.8% de los niños y las niñas mexicanos que trabajan tienen de 12 a 14 años
  • 64.2% de de los niños y las niñas mexicanos que trabajan tienen de 15 a 17 años
  • 39.3% de los hombres de 5 a 17 años que trabajan no asisten a la escuela
  • 31.6% de las niñas mexicanas que trabajan no asisten a la escuela
  • 6 de cada 10 niñas y niños que trabajan son trabajadores subordinados y remunerados
  • 3.4% de las niñas y niños que trabajan lo hacen por cuenta propiantal para la dignidad de la persona” escribió.

Hoy, 1 de Mayo, el Papa Francisco lo ha celebrado con una festividad de San José Obrero, con un mensaje publicado en su red social Twitter en el que anima a recordar que “el trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de la persona”. “Celebremos san José Obrero acordándonos siempre de que el trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de la persona” escribió.

Papa Francisco

@Pontifex_es

Celebremos san José Obrero acordándonos siempre de que el trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de la persona.

 

Share
Share
Share