Cuando aprendieron a “El Betito”, era otro / El líder de La Unión Tepito ya tiene sucesor

Share

Diario 19 / 12 de octubre de 2018

 

 

El cabecilla de La Unión de Tepito se cambió el nombre para evadir a la justicia y se realizó operaciones estéticas, aún así lo atraparon

 

 

El líder de “La Unión de Tepito”, una de las organizaciones más violentas que operan en la Ciudad de México, cambió su rostro, físico y nombre para evadir la acción de la justicia. De acuerdo con un trabajo de inteligencia federal, el nombre real de “El Betito” es José Alberto Maldonado López y no Roberto Mollado Esparza, como lo presentó la Policía Federal tras su detención el pasado 8 de agosto.

Nació el 15 de agosto de 1981 en la capital del país y es hijo de José Maldonado Báez y Juana López Muñoz, según lo asentado en el acta de nacimiento número 5424, Libro-1, del Juzgado Quinto del Registro Civil de la Ciudad.

Durante más de 10 años “El Betito” engañó a las autoridades de investigación —locales y federales— para no ser identificado ni detenido; incluso, este mismo argumento es el que la defensa esgrime ante el juez que lleva el caso, para que sea liberado, pues intenta demostrar que su cliente no es Mollado Esparza y, en consecuencia, no es el criminal que la autoridad está buscando.

El primer registro que se tiene de “El Betito” como Roberto Mollado Esparza data de 2008, cuando fue detenido por robo a negocio con violencia y enviado al Reclusorio Norte, en cuya ficha signaléctica aparece con ese nombre.

Refieren que su hermana María Enriqueta Maldonado le recomendó utilizar los apellidos Mollado Esparza, que eran los de su esposo Jesús, con quien contrajo matrimonio en febrero de 1985 y falleció en 1990.

Los reportes del Registro Civil dan cuenta de que Jesús Mollado Esparza murió debido a “una falla orgánica múltiple, leptospirosis, linfoma hodgkin” y sus restos se encuentran en el panteón San Nicolás Tolentino, en la delegación de Iztapalapa.

Los trabajos de las autoridades federales también refieren que su hermana María Magdalena Judith Maldonado López fue quien lo inició en la carrera delictiva, pues con su entonces novio José Luis Torres Montiel, “El Pelón”, se dedicaban al robo de vehículos y fue éste último quien lo enseñó a manejar; lo dejaban llevarse los autos que hurtaban.

Incluso se cuenta con datos de que Torres Montiel fue procesado en 1995 en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte por el delito de robo calificado, pena que compurgó en 1998.

El tiempo que permaneció en el Reclusorio Norte fue muy poco, pues en los anales de la entonces Secretaría de Transportes y Vialidad (Setravi) del Gobierno capitalino se encontró que el 6 de marzo de 2009 tramitó la primera licencia de conducir como Roberto Mollado y en la que también modificó su firma.

La primera licencia con su nombre real la tramitó 14 de diciembre de 2001, con el folio 1265480; posteriormente, renovó el documento en 2004 con el mismo folio y el 29 de julio de 2005 la cambió por tercera ocasión, esta vez con el folio 5297005. En todas las ocasiones la dirección que proporcionó fue la de Violeta 62, interior 2-1, colonia Guerrero, en la alcaldía de Cuauhtémoc.

El 6 de marzo de 2009 “El Betito” acudió a la Setravi a renovar su licencia, ahora con el nombre de Roberto Mollado Esparza y se le entregó el documento con el folio 8538161, en la que cambió su firma. Después obtuvo una nueva licencia el 6 de enero de 2014 con el folio 10607754, para ese entonces las autoridades de inteligencia comenzaron a poner atención en su carrera delictiva. Dio como dirección una vecindad que se localiza en la calle Rinconada de la Estrella 23 de la colonia Guerrero, en Cuauhtémoc.

 

La última licencia que tramitó fue en 2015, con el número de folio 11607042. Las autoridades documentaron todo este proceso y todas licencias de conducir fueron “Tipo-A”, en las que se muestra la evolución de su fisionomía de Maldonado López hasta su detención en agosto de este año.

En esa ocasión fue detenido con su hermano José Arturo Maldonado López, “El Pepe”, de quien se tienen antecedentes penales desde 1998, cuando ingresó al Reclusorio Oriente por el delito de portación de armas de fuego, un año después salió en libertad. El 7 de septiembre de 2001 regresó al mismo penal por los delitos de portación de armas de uso exclusivo del Ejército y robo calificado.

Share
Share
Share