Realiza Fiscalía de la Mujer nuevo rastreo de búsqueda para tratar de localizar a la niña Alondra en Chihuahua

Share

Diario 19

 

Se peinó la zona norte del Libramiento Oriente

Hasta el momento se han realizado 30 rastreos

 

 

Tras cinco meses de investigación, la Fiscalía Especializada de la Mujer implementó un nuevo rastreo para la búsqueda de Andrea María Nolasco Corpus en la zona norte del Libramiento Oriente de esta ciudad.

Las labores se iniciaron a partir de las 8:00 horas desde la Avenida Venceremos y se peinó el área con el apoyo de contingente de aproximadamente 80 personas integrado por elementos investigadores de la FEM, agentes de la AEI, Ministerios Públicos, Personal de Servicios Periciales y estudiantes de criminología.

En el seguimiento de las indagatorias, la FEM ha realizado 30 rastreos en las zonas colindantes al domicilio donde desapareció la madrugada del 18 de septiembre, con el objetivo de identificar posibles indicios que permitan establecer su ubicación.

Cabe destacar, que esta representación social continúa con la búsqueda de Ramiro Córdova Cárdenas dentro y fuera del estado, quien es considerado principal sospechoso de su desaparición.

La Fiscalía Especializada de la Mujer, informó que refuerza su compromiso para mantener los trabajos de investigación ininterrumpidos y se continuará con el desarrollo de rastreos focalizados de forma permanente.

 

 

“No se Olviden mi Hija”

Venessa Rivas Medina / El Heraldo de Chihuahua

 

“No puedo ni dormir, tengo miedo de hacerlo y que al despertar ya se hayan llevado a otro hijo”, relató Jesica Corpus, madre de Alondra María Nolasco Corpus, de 10 años, quien desapareció desde el pasado 18 de septiembre.

La voz se quiebra y sus ojos se llenan de lágrimas, el dolor es evidente. Es una madre desesperada en busca de su hija, “no quiero que se olviden de mi niña y se convierta sólo en una estadística. ¡Es una niña indefensa!”.

El clamor es que se la regresen, pues la última vez que supieron del presunto responsable de la desaparición de la menor se encontraba en la ciudad de Cuauhtémoc.

Jesica afirma que mientras no puedan ubicar a Ramiro Córdova Cárdenas, de 48 años, no podrán conocer el paradero de Alondra. Durante las primeras dos semanas posteriores a la desaparición, la familia, amigos y voluntarios participaron en los rastreos y búsqueda de la menor. Después la Fiscalía de la Mujer se encargó de hacer otros, ninguna estrategia ha dado resultados, pues Alondra sigue sin volver a su hogar.

Aunque le han hablado para brindarle algunas pistas, todas han sido inútiles, incluso en una ocasión le hablaron para solicitarle un rescate por la menor. Todo ha sido mentira. Nadie ha aportado datos contundentes que puedan ayudarlos a localizar a la pequeña Alondra, quien tiene 148 días desaparecida.

Jesica trabaja en una maquiladora de 23:00 a 06:00 horas, al llegar a su casa el 18 de septiembre se dio cuenta de que Alondra no estaba. Los niños se durmieron tarde y no sintieron nada. Recuerda que el domingo 17 de septiembre, se fueron al Centro de la ciudad y llegaron tarde a la casa, por lo que les dio de comer y los dejó comiendo, dándoles la instrucción de que se durmieran temprano. A las 21:00 horas, Jesica iba a salir rumbo a su trabajo. “Yo no sabía que el señor iba a venir. Pensé que iban a ver la tele y a dormir”.

Al no ver a la niña, la madre preguntó quién había estado en la casa y los niños le respondieron que Ramiro Córdova Cárdenas.

 

 

Devuélvanme a mi Niña

Alondra nació en Hermosillo, Sonora, el 23 de septiembre. Al momento de su desaparición estaba por cumplir los 10 años de edad.

Desde que cumplió los dos años de edad, establecieron su residencia en la ciudad de Chihuahua, desde entonces Alondra María Nolasco Corpus conoció a Ramiro Córdova Cárdenas, quien era la pareja sentimental de su abuela materna.

“Era una personas muy allegada y conocida. Tenía 1 año de haber terminado la relación sentimental con mi mamá, fueron 7 años de verlo como abuelo”, narró Jesica.

La madre de familia siempre les dijo a sus hijos, que Ramiro no era su abuelo, sin embargo siempre le brindaron su confianza y cariño, cuando llegaba se estacionaba afuera de la vivienda color naranja, los niños salían y se subían al carro a oír música. Se estaban un rato con él.

Ramiro era cobrador de una empresa dedicada a la venta de muebles en abonos, por lo que cuando andaba por la zona llegaba un rato a platicar con los menores hijos de Jesica. “Cuando llegaba a venir las niñas salían a recibirlo”.

Ramiro fue la última persona que estuvo con los niños en la vivienda marcada con el 606 de una de las calles de la colonia Vistas del Norte, por ello los agentes ministeriales lo consideraron como el primer sospechoso. “Yo les decía que era imposible porque los niños lo querían y se supone que él también los quería”.

En un principio, Jesica estaba renuente a considerar que Ramiro fuera el responsable de la desaparición de Alondra, pero conforme fueron avanzando las investigaciones y analizaron el auto de Ramiro, se dieron cuenta que había rastros de sangre, los resultados arrojaron que se trataba de Alondra.

 

 

Los dos primeros días posteriores a la desaparición de Alondra, Ramiro estuvo en la colonia. Los hermanitos de Alondra le comentaron a su madre que Ramiro había ido a visitarlos.

“Yo le hable para saber si Alondra estaba con él, me dijo que no. Le hable a mis hermanos, cuñado y vecinos. El señor (Ramiro) vino a ayudarme disque a buscar a la niña y decía: va a aparecer, tiene que aparecer”, comentó Jesica.

El día 20 de septiembre, aun apareció Ramiro, por la tarde. “Me habló para decirme que la gente lo quería acusar de que se llevó a la niña”. Lo interrogaron y fue la última vez que supo de él.

“Ha sido mucha la desesperación, es una niña, no una adolescente que se pueda defender. ¡No sé dónde está, si está bien o ya le hicieron algún daño”

A un mes de la desaparición de la menor, el mayor de los 3 hijos de Ramiro, comentó que le había llevado dinero a ciudad Cuauhtémoc. Cuando los ministeriales fueron hasta el lugar, el hombre había desaparecido. Supuestamente los hijos y familiares afirman no saber el paradero de Ramiro. “Tomen conciencia que es una niña, no deben de encubrir a la persona que se llevó a una niña”.

 

Solo quiero que me ayuden a encontrarla

 

“Alondra es muy sonriente, en las fotos siempre sale riendo, es juguetona, siempre dice lo que piensa y le gusta el deporte. Solo quiero volver a abrazarla”, dice Jesica, quien agrega que quería ser guardaespaldas, por eso le encantaba ser cadete infantil.

A la fecha, Jesica sigue entregando volantes, para que la ayuden a localizar a la menor.

“Ha sido muy difícil dormir, tenía miedo que al despertar ya no estuvieran. Sigue siendo difícil, la incertidumbre me invade y los miedos me agobian”, relató Jesica.

 

La organización Justicia para Nuestras Hijas liderada por Norma Ledezma Ortega, es la que le brinda la asistencia psicológica a ella y a sus hijos. Además de que está al pendiente de la investigación.

Mientras tanto, ella se ha dedicado al activismo en las redes sociales, principalmente a través de Facebook, donde pide que se comparta la foto de Alondra o del presunto responsable del rapto.

“Me siento muy triste porque ella no está. Santa no llegó esta Navidad”, comentó la madre, quien decidió visitar a la abuela de los niños. No pensó que Alondra estaría fuera de su casa tanto tiempo. “Fue difícil irme, porque es como si dejaras a una niña chiquita sola”.

La hermanita de Alondra le escribió una carta a los Reyes Magos, les pedía unos tenis para jugar futbol soccer y que le trajeran a su hermana Alondra. Sólo el par de tenis llegó. A Alondra todavía la espera.

Jesica le pide a las autoridades que investiguen hasta dar con el paradero de su pequeña, que lo hagan como si fuera su hija o un familiar, porque puede estar sufriendo. Además que encuentren a la persona responsable para que se haga justicia. “Que no quede como muchos casos de desaparición, que con el tiempo se van olvidando, mientras que la familia se va muriendo”.

A Ramiro le pidió que piense en que los niños lo querían mucho, “no se merecían que a una de ellos le hiciera daño. No va a poder vivir en paz, porque le hizo un daño al llevársela de la casa”.

Las lágrimas no dejan de rodar por las mejillas de la madre, “¡Sólo le pido que me la regrese! Si no tiene el valor de traerla hasta la casa de donde se la llevó que la deje donde personas la encuentren y pueda regresar a nuestros brazos”.

La madre pidió a la ciudadanía que sigan compartiendo la imagen de la menor y del presunto responsable.

Share
Share
Share