“Narcorrentas” se incrementan 918% / Pago de cuotas no garantizan “seguridad”

Share

diario19.com

 

Tamaulipas.- Debido a que la extorsión se incrementó 918 por ciento en los últimos 16 años en México, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en el Senado de la República se presentó una iniciativa con proyecto de decreto que tiene como punto central el cobro del llamado “derecho de piso” como una de las tres modalidades de ese ilícito que aumentó 12.5 por ciento su incidencia en los primeros dos meses del año al pasar de mil 59 casos en 2013 a mil 209 en 2014.

El cobro de las también llamadas “narcorentas”, según describe el texto de la iniciativa presentada por el senador tamaulipeco de Acción Nacional, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, es uno de los delitos que más han golpeado a Tamaulipas, estado que desde el fin de semana atraviesa una ola de violencia que ha dejado 28 personas muertas, entre ellas un civil en enfrentamientos entre supuestos integrantes del crimen organizado a los que las autoridades se refieren como “ajustes de cuentas”. Cabe señalar que una de las características del crimen organizado es justamente el cobro de cuotas a cambio de
protección.

La iniciativa para reformar las disposiciones del Código Penal Federal y de la Ley Federal contra la delincuencia organizada, plantea pasar de 4 a 15 años de prisión, así como el pago de 100 a 800 días de multa e incluir como actores del delito a miembros o ex miembros de corporaciones de seguridad pública para quienes se pide inhabilitación del cargo de 1 a 10 años, en caso de comprobarles responsabilidad.

El documento expuesto en el Senado refiere que el cobro del derecho de piso es la modalidad de extorsión más peligrosa porque a diferencia del engaño y las amenazas vía telefónica, se realiza de manera presencial, es decir, el o los delincuentes hacen contacto directo con la víctima y/o su familia, para reclamar una cuota en efectivo que puede ser semanal, quincenal o mensual, sólo por tener negocios o propiedades, “se le vende
protección bajo amenazas”.

Según datos del secretariado los estados con más denuncias de
extorsión en el primer bimestre del año son Estado de México (225), Jalisco (163), Distrito Federal (95), Morelos (86), Michoacán (86), así como Tamaulipas y Guanajuato (58).

En 2013 cuando se presentaron 8 mil 42 casos, 770 más que en 2012, la tendencia incluyó en el “top ten” a los estados de Nuevo León y Veracruz.

“Dentro de las modalidades de extorsión el cobro del derecho de piso es un secreto a voces cada vez más frecuente en más estados de la República”, apunta el texto de la iniciativa.

De igual forma indica que la extorsión se ha convertido en una forma en que la delincuencia organizada financia sus actividades, sin que hasta el momento existan mecanismos legislativos que la detengan, debido a que no se atiende de forma directa al estar ligada con ilícitos como
despojos, fraudes, secuestros y homicidios.

Advierte que en las últimas décadas este delito “se ha diversificado y escalado a niveles superiores de la organización criminal al involucrar tecnología, capital financiero y estructura definida que le permiten operar en un mercado y territorio específico logrando grandes beneficios económicos”.

Por lo anterior, el senador respaldado por los panistas Roberto Gil Zuarth, Rosa María Calderón, Salvador Vega Casillas, Fernando Yunes Márquez, entre otros, pide integrar la extorsión al catálogo de delitos que comete el crimen organizado, “estamos hablando como si se tratara de un impuesto al crimen y urge actuar al respecto”.

García Cabeza de Vaca aseguró que “el pago del derecho de piso no garantiza la seguridad, por el contrario, somete a la víctima a explotación constante y a que pueda perder propiedades o negocios”.

Según el alcalde de Tampico, Gustavo Torres Salinas, entre 2010 y 2011 cerca de 600 familias abandonaron la ciudad, la mayoría miembros de la iniciativa privada que fueron amenazados y/o extorsionados y que actualmente manejan sus negocios desde McAllen y Brownsville.

 

Share
Share
Share