Goyo merecía vivir para su familia. Esto vive el secuestrado antes de morir

Share

“Cuando está uno solo con sus captores que lo interrogan, te golpean, te escupen, te dicen que te van a cortar las manos, que eres un pendejo periodista jugando al héroe, te orinan, te amenazan con que van a matar a tu familia, y te patean la cabeza, se suben en tu espalda y brincan, te quitan los zapatos, te pegan con una tabla, y te dicen que no grites, te queman con cigarros, te encadenan. Te ponen un torniquete en el cuello, lo aprietan “para que sepas qué se siente morir asfixiado”, te queman los testículos, te ponen las armas en el ano, te dicen que te volaran los sesos. Cuando está uno solo con ellos, los escuchas lejos, tu mente está solo pensando en tus hijos, en tu mujer. En lo que van a sufrir por no encontrarte. porque las palizas de tan fuertes te adormecen los músculos y prefieres que te peguen seguido para ya no sentirlas, y tu seguir pensando en ellos. La muerte es sencillas, solo se apaga la luz. El martirio antes de llegar a ella, es lo que está de la chingada.
Cuando dejan de torturarte, te duermes, no lloras, no maldices, no te encabronas, solo estas triste, pensando en tu hijo menor. Estas cierto entonces que tu trabajo te llevó hasta ahí, porque sabías que eso podía suceder, pero nunca pensaste en tu familia realmente hasta ese momento en que estas por morir.
Por eso me alegré tanto cuando me dijeron que estaba vivo. Dije hacia adentro, “uno igual que yo que estuvo en el filo de la navaja”, yo también denuncie secuestros. Me amenazaron con matar a mi familia si presentaba una denuncia. Por qué me dejaron vivo, lo ignoro. No me importa estoy vivo. Ahora se que Goyo no lo logró y me duele, porque no sabe ahora lo que significa la vida para sus seres queridos.

Con el trauma después del secuestro, uno vive meses como zombie, adherido al amor de su familia. Te destrozan como ser humano, pero te puedes recuperar lentamente, pensando positivamente. El chiste es que logres quedar con vida. Por eso me alegre en la mañana cuando me informaron que estaba vivo. Pero ya no está aquí.
Ahora quién sigue?. Es por eso por lo que hay que luchar ahora, por que no siga nadie más.
Exijamos justicia por Goyo y los demás, algo mucho más fuerte, pero ya”!
Luis Cardona

Share
Share
Share