“¿Con qué escena nos hubiéramos encontrado si mis tuits no hubiesen sido enviados ?”: Damián Patcher, periodista argentino antes de exiliarse

Share
“¿Con qué escena nos hubiéramos encontrado si mis tuits no hubiesen sido enviados ?”

Mariana Dahbar Mariana Dahbar de Infobae / diario19.com

 

Damián Pachter fue el primero en informar la muerte de Nisman. Hoy abandonó el país por miedo. Esta semana visitó la redacción de Infobae para hablar de la noticia que conmocionó a la Argentina. “No fue un suicidio”, dijo.

 

Patcher encendió la primera luz de alerta en una noche que empezó impactando, al comienzo, por el tenor de la noticia​, y que hoy envuelve de incertidumbre y descreimiento a toda la sociedad.

Especialista en periodismo de investigación, habló esta semana con Infobae sobre el modo en qué llegó a esa información, su relación con el fiscal y sus impresiones personales del caso. Al respecto, advirtió que si la noticia no se hubiera dado a conocer por esas horas la escena donde apareció el cuerpo de Nisman podría haber sido otra. “Ni siquiera me animo a hacer una hipótesis de lo que me podría haber encontrado“, indicó.

En esa entrevista, Patcher dijo no haberse asustado. Pero las circunstancias parecen haber cambiado: en las últimas horas decidió dejar el país de manera sorpresiva. “Me voy porque mi vida corre peligro“, le dijo aInfobae.

Pachter en el aeropuerto, antes de dejar la Argentina.

-¿Seguías de cerca la denuncia del fiscal Alberto Nisman, estabas involucrado o en conocimiento de la causa?

No sólo estaba al tanto. De hecho lo podes verificar en los tuits que envié cinco días antes: las transcripciones que aparecían en el resumen de la causa de la fiscalía. Estaba involucrado, y lo estaba desde el punto laboral, porque había ofrecido un par de veces esas notas a los medios de Israel, donde trabajo como freelance. El día que pasó eso, yo me comuniqué con la gente de la Haaretz y Times of Israel y les dije: “Tengo el resumen de la causa, ya lo tengo estudiado y podemos hacer una nota de investigación con las transcripciones que aparecen en la causa”.

-¿Tuviste contacto personal con Nisman?

No, yo sólo me manejé con los documentos. Me llegó el documento. Jamás tuve trato con él.

– ¿Cómo te llegó la noticia?

La noticia me llegó por una de mis fuentes. Me llegó aproximadamente a eso de las 23.

-¿La noticia te llegó como una confirmación o como un rumor? ¿Qué fue exactamente lo que te dijo tu fuente?

“Nisman está muerto”. Lo que puedo decir es que la fuente era muy segura, pero al no estar en el lugar, uno tiene que ser precavido. Y al ser periodista, no podés confirmar la muerte: Eso lo hacen los médicos.

-¿Qué estabas haciendo cuando te llegó la noticia?

En el momento en que recibí el mensaje estaba trabajando en la nota que iba a mandar afuera. Estaba en mi casa, con un cuaderno, resumiendo con un resaltador las transcripciones; yendo del living a la cama, donde tengo la computadora; redactando; volviendo al living; volviendo a leer… todo ese proceso de redactar y de preparar una nota.

-¿Qué fue lo primero que se te cruzó por la cabeza cuando recibiste el mensaje?

Pensé que era una joda, como pensaron muchos cuando yo publiqué. Fue una situación jodida desde el punto de vista de semejante noticia. No tuve tiempo para pensar el impacto que eso podía tener, me dediqué a confirmar y a pensar.

-¿Pensaste que fue una joda?

Fue una joda, digo del sentido del impacto, no de que “me están jodiendo”. De eso jamás dudé. Tuve varios mecanismos para asegurarme el tema de la fuente. Insisto, digo es una joda desde el punto de vista de lo increíble, es una expresión. Fue un shock, ésa es la mejor forma de describirlo.

-¿Cómo fue el proceso del shock al tuit? ¿Por qué lo escribiste?

Por el derecho de la gente a saber lo que está pasando. Porque esa persona iba a declarar algo importante al otro día, y nosotros nos dedicamos a redactar hechos. Y cuando los redactás objetivamente, eso genera mayor impacto.

-¿Qué hubiera pasado si no escribías el tuit?

Mirá, lo que pasó cuando ya se hizo público el tuit y todo lo que pasó con las diferencias de hora que hay -quién entró, cuándo, cómo y con quién-. Imaginate si mis tuits no hubiesen sido enviados, ¿con qué escena nos hubiéramos encontrado?

-¿Qué escena imaginás?

Ni siquiera me animo a hacer una hipótesis de lo que me podría haber encontrado. Si así es raro, qué hubiera pasado después…

-¿Estuviste en el lugar del hecho?

No. Decidí quedarme donde estaba para poder continuar libremente con el acceso a la fuente, y para que nada altere la elaboración de la información -de mi punto de vista, por ejemplo, que me afanen el celular, chocar en el auto por estar demasiado emocionado, de esas cosas que te pueden arruinar-, entonces tomé el resguardo de quedarme donde estaba y continuar la comunicación con la fuente sin problema.

-¿Te llamaron a declarar?

Aún no.

-¿Pensás que te van a llamar?

Sí. Yo creo que este tipo de caso es único. Todavía no caí en la repercusión que esto tuvo y en la repercusión que esto puede tener. Y desde el punto de vista periodístico qué significa, si realmente es tan importante como dicen todos alrededor mío.

-¿Te asusta esto?

No, pocas cosas me asustan (y señala con un dedo para arriba).

-¿Cómo te sentís hoy profesionalmente?

Uno no es un robot; traté de mantener la calma lo máximo que pude, de hecho la mantuve. Sabía que se hizo un buen laburo, tenía certeza en la fuente, no había lugar a duda. No podía fallar, no por una cosa de decir “ay, soy yo”.

-¿Cómo se manejó la prensa argentina?

Para mí fue un ejemplo de periodismo que se va a estudiar en las universidades todo lo que pasó esa noche. La gente de TN, el periodista Brasesco también hicieron un laburo bárbaro, es como que se distanció el tema de quién labura en qué empresa y todos se dedicaron a hacer periodismo. Periodismo clásico, original, se hizo periodismo. Estoy orgulloso de esta profesión y de los colegas que me acompañaron en ese momento y la gente que me llamó y que se interesó. Algunos se tomaron el laburo de conseguir mi teléfono y llamaron de varios medios. La gran mayoría me citaron, incluso, se respectó el 99% de los códigos periodísticos, tanto en lo que vincula a chequear la información -en ese caso, fue conmigo-, como informar cuando ocurrió eso. Eso me sorprendió, porque muchas veces los que estamos en esto sabemos cómo actúan los egos y las luchas de poder, y eso me parece una boludez. A mí lo único que me interesa es hacer periodismo. Cuando hay gente capaz y con ganas de hacer su laburo por amor a la profesión, creo que se hace un gran laburo, que es lo que pasó esa noche. Insisto, no fui solamente yo. Es verdad, yo fui el primero. Ok, pero hubo gente en el lugar que laburó genial.

-¿Qué fue lo que más te impactó de esa noche?

Que fue verdad.

-¿Cómo pensás que va a seguir todo esto?

No sé si se va a saber lo que pasó esa noche. Espero que sí.

-¿Cómo ves el discurso del Gobierno?

Contradictorio. Pienso que todavía están pensando qué responder.

-¿Cuál es tú hipótesis de lo ocurrido?

Que no fue suicidio.

-¿Cómo lo tomó tu familia?

¡Mi vieja es una fenómena! Tengo a una vieja y una tía de 100 años. Mi madre me dijo que mi tía me felicitó. Y mi vieja me dijo la típica frase de madre judía: “Tené cuidado”.

-De todo lo que pasó, ¿ves errores graves en la muerte de Nisman?

Sí, hubo errores, por supuesto. Cuando uno va a la universidad y en Ciencias Políticas te enseñan qué es lo básico, o en cualquier CBC en lo que sea, cuál es la función del Estado: la función primordial del Estado es cuidar a sus ciudadanos y ejercer la soberanía. Acá, si bien todos los ciudadanos somos iguales, un fiscal es alguien especial, no es cualquiera, es un fiscal, tiene un deber, un oficio importante para todas las instituciones del país. No se lo cuidó. Si se murió es porque no se lo cuido. Y ahí hubo un error. El hecho de que Nisman esté muerto es un error y un horror. Hay que remarcar, el fiscal Nisman iba a declarar al otro día, denunciar al gobierno nacional, funcionarios, al canciller del país, un diputado, dos integrantes de corrientes de movimientos sociales; toda una estructura entera; la jefa de Estado, y lo encuentran muerto, es una locura… a veces nos olvidamos de eso.

Share

1 comment

  1. Miguel enero 26, 2015 8:13 am 

    LO UNICO QUE NO LE CONVENIA AL GOBIERNO ES NISMAN MUERTO. PENSAR EN OTRA COSA ES VIVIR EN OTRO PLANETA.PORQUE LO IBAN A AMENAZAR A DAMIAN? EL GOBIERNO NECESITABA A NISMAN VIVO!

Comments are closed.