Corrieron a Rocío Gallegos de El Diario de Juárez / Reflexiones / Luis Cardona

Share

Diario 19 / Reflexiones / Luis Cardona

 

El 6 de Octubre de 2013, el Consejo de Administración de Publicaciones e Impresos Paso del Norte, S.A. de C.V. tomó la decisión de nombrar a la Maestra en Periodismo Rocío Gallegos Rodríguez directora editorial de El Diario de Ciudad Juárez.

La designación de la Maestra Gallegos se hizo efectiva a partir de la publicación que se subió a internet poco despues de las 23 hrs, por lo que todo lo relacionado con el manejo editorial de El Diario queda bajo su responsabilidad hasta ayer.

El señor Oswaldo Rodríguez Borunda, presidente y director general del Consejo de Administración, continuó fungiendo como director general de El Diario, aunque desligado del manejo cotidiano de la información.

Rocío Gallegos es egresada de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Nuevo León y cursó la maestría en Periodismo en la Universidad de Texas en El Paso (UTEP).

Ingresó a El Diario en mayo de 1996, y desde entonces desempeñó diversas funciones en la Redacción del entonces existoso matutino, como reportera de información general, jefa de Información en varios períodos, y luego como editora, además fue galardonada con un sin número de premios, hasta que le pidieron ya no inscribirse en uno más, pues ya parecía choteo.

 

 

Correr a Rocío Gallegos como directora editorial de El Diario de Juárez, no significa necesariamente que el dolo, la descontextualización, el rumor, la siembra de información, la apología del delito, la difamación por falta de corroboración  y la apuesta a la desestabilización social en Cd. Juárez y el Estado de Chihuahua, dejen de ser la marca de la editorial preferida de César Duarte y su grupo de poder.

Rocío Gallegos sin duda era la operadora del juego editorial más vil que se haya visto en Chihuahua en toda la historia. Manipuladora siempre de la información para ejercer su poder ante el gobierno en turno y conseguir contratos millonarios fue su tarea. Distraer la atención pública en favor de César Duarte para que el pueblo de Chihuahua no asimilara el saqueo que se llevaba a cabo fu su objetivo.

Hoy habla en redes sociales, de “Congruencia periodística”. El problema para ella es que ya no engaña  nadie y su salida de la organización más robusta en el estado en infraestructura para la impresión de diarios era su fuerza. Digo era, porque ya no pesa la circulación tan raquítica que mantiene la empresa que ha llevado prácticamente a la quiebra.

Los baños de pureza no vienen al caso ya con la ex directora de El Diario de Juárez. Eso de sostener que “va a un nuevo proyecto de capacitación”, es de dar risa. ¿Irá a meterse a la Red de periodistas de Cd. Juárez, a vivir de organizaciones filantrópicas como la Open Society, o el AIDS, los fondos de la iniciativa Mérida?, Es lo único que sabe hacer. Pobre de la gente que caiga en sus manos para “capacitarse”.

Rocío Gallegos es una intolerante a la crítica. No soporta que nadie critique sus irrisorias estrategias intimidatorias en busca de cheques millonarios. Simplemente no conoce la ética. Esa ética que usa como como biblia para escudarse en el regazo de Organizaciones no Gubernamentales del interior y centro del país, que le han creído su mentira de ser una comprometida periodista. Rocío Gallegos apoyó a César Duarte en el manejo de la información, jamás le cuestionó, siempre se postró a sus deseos y cerró la boca ante agresiones a decenas de periodistas que no eran de su red, o su periódico. Hoy enarbola la bandera de Miroslava, pero se siente tan falso su discurso que ni Lucy Sosa se lo cree.

Vamos, la salida de Rocío Gallegos de El Diario de Juárez debiera ser motivo de júbilo, pero desgraciadamente no es así. Su puesto muy seguramente será tomado por el mejor maquillista que ha tenido el ICHITAIP, Manuel Aguirre, otro pusilánime y mediocre escritor de columnas cobardes que lo esconden en el anonimato.

Manolito, el que cobró desde 2010 hasta 2016 un salario mensual no menor a los 80 mil pesos, más compensaciones, bonos navideños, vacaciones, viáticos y una cantidad mensual por su portal web donde cobraba a tras mano, otro dinerito, cortesía del gobierno de Duarte.

Ese es el nuevo director, dicen, el coordinador de la sección de Opinión de El Diario de Juárez, el que da voz, el gira-rumbo de los escritos hasta de afamados “activistas sociales” que prefieren la comodidad de la silla ergonómica, al sostenimiento real del compromiso que se ufanan tener, por haber vivido el enfrentamiento a Duarte, y ahora laborar trianguladamente en su servil diario.

Le “mocharon la cabeza” a la mona, ahora del cuello para abajo, no saben qué hacer. Serán “Congruentes” con el supuesto “honesto actuar” de su ex líder Rocío Gallegos, o se quedarán a esperar la liquidación del despido. Ese grupito lleva haciendo daño a la sociedad ya bastante tiempo.

Finalmente el que hayan desocupado a Rocío Gallegos, porque ya no supo qué más inventar, y qué daño continuar haciendo para recibir una propuesta económica de pate del Gobierno estatal, finalmente repito, ya es irrelevante, es historia. Y créanme que lo celebro inmensamente, porque éste personaje quedará inscrito en la historia del periodismo chihuahuense y mexicano, como el peor ejemplo antiético de postración al poder.

Eso es Rocío Gallegos.

Desafortunadamente El Diario de Juárez perdió el rumbo del periodismo “ejemplo” del norte de México con la muerte de Elías Montañez, de ahí para acá todo fue golpear, acordar, recibir dinero y ser omisos.

Cuando llegó un gobierno que no le permitió al Diario de Gallegos, la Coahuilense, de Sabinas, tierra de grandes periodistas, de los cuales renegó, para irse a Monterrey y de ahí venir a Juárez a esparcir su malicia y periodismo nefasto, cuando llegó ese gobierno que ha soportado golpe, tras golpe, que de pronto ya ni se sienten, porque son tan obvios que ningún daño hacen, simplemente no supo que hacer.

Aquí el problema es que ya ha quedado tan mal la empresa en qué trabajaba, que ahora busca otros aliados y Manolito Aguirre empieza de coqueto, con su sombrerito de capulina, con el Alcalde Cabada, a quien ve como su tabla de salvación. Sí, estaba Manolito sentadito con el Alcalde el fin de semana anterior, en primera fila, de gorra obviamente, porque ése nunca paga una entrada ni a los jueguitos del Parque Borunda, en la pelea de Box de promociones de El pueblo.

Está tan seguro Manolito que ha vendido la idea a los socios de El Diario, de que él les rescata al “zombie”. Pobre diario, ya no le quedan ni sesenta voceadores en toda la ciudad. En los Superettes, Oxxos, Seven eleven, Circle K, por tienda dejan 20 y se llevan de devolución 25. Cómo estará la cosa.

Y si estimado lector, si me mofo de Manolito y Rocío Gallegos ¿saben por qué?. Porque se han sentido los dueños de la agenda por decenas de años, y hoy. No la tienen. Hoy las redes sociales, y el periodismo Digital los han hecho añicos. Bueno, en el ranking de Alexa, empresa que mide la penetración en internet, el Diario de Juárez va en caída libre. Si no me creen, observen ustedes Alexa.com.

Creo que Don Oswaldo debiera poner los ojos en periodistas nuevamente, como lo hacía antes de que le pagará maestrías y doctorados a negligentes operadoras venidas a menos, incluso una de ellas con gran afición a las drogas. Qué clase de periodismo se puede lograr de obtener de una adicta que ya no reconoce siquiera el teclado de una laptop. Ellos saben exactamente de quién hablo. Don Oswaldo, debe recomponer su redacción completamente. Pensar no solo en un Director, coordinador o gerente de información, debe cambiar a mucha gente que por años solo ha servido para llenar un espacio y portar moños negros en los aniversario luctuosos de los empleados que han sido asesinados.

Apueste don Oswaldo a los profesionales, a los periodistas realmente de a pie, y observará como se le abre el camino nuevamente. Las aportaciones del Diario entre los ochentas y noventas, eran valiosísimas joyas. Hoy existen nuevos valores, gente inteligente, capaz, profesional ética, dentro de su empresa, que siempre fue sojuzgada por la gente de Rocío Gallegos, y si crecían de más, eran corridos por chismes para evitar su crecimiento.

Tiene tanto Oswaldo Rodríguez Borunda para dar a su ciudad y su Estado, a pesar de la enfermedad, que lamento sinceramente, que no puede quedarse en un cambio de testa únicamente, ya tomó la decisión de correr a Gallegos, no cometa el error de empoderar a Manolito, porque lo va a lamentar más.

Finalmente lo del agua al agua. Se acabó la era Gallegos, seguramente se va con una buena cantidad de dinero, de una liquidación a su medida. El Diario de Juárez pudiera retomar el camino, si don Oswaldo decide correctamente, o continuar su ola de mal periodismo, basado en la descalificación, la descontextualización, la ofensa, la apología delictiva, la invención de notas y la manipulación de la información que tanto daño hizo a Chihuahua.

 

Share

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *