Detrás de 140 caracteres / Parte de mi historia en #Reynosafollow Aldo Méndez @aldomendez

Share

Aldo Méndez @aldomendez

Imagina el siguiente escenario:

Justo afuera de tu casa se desata una balacera, con armas de grueso calibre y granadas que se escuchen hasta varios kilómetros a la redonda. Tu esposa escondida en la cocina, sintiendo como las explosiones retumban en las paredes, las balas zumban por la ventana y se destrozan las ventanas de tu casa.
Es la hora de la salida en las escuelas y tus hijos van rumbo a tu casa, sin saber a lo que se dirigen, el enfrentamiento cambió de lugar y ahora se encuentra justo frente a la escuela donde asisten tus hijos; algunos están en la calle, refugiados entre carros o por alguna alma caritativa. Los de más suerte no alcanzaron a salir y se encuentran todavía pecho a tierra en su aula de clases.
Tú sabes lo que está sucediendo pero te encuentras atrapado en un narcobloqueo y todas las arterias principales de la ciudad están paralizadas. Ves carros con las llantas ponchadas por artefactos aventados por jóvenes al servicio del crimen organizado.
Y para terminar, las líneas de telefonía fija y celular no funcionan.
Tu esposa, tus hijos y tú viviendo una pesadilla.
Esa misma situación hemos vivido muchos de los ciudadanos de Reynosa Tamaulipas.
Mucho se ha escrito a lo largo de los años acerca de #Reynosafollow y como a través de Twitter se rompió el silencio en una ciudad donde muchos callaban y sirvió de ejemplo para otros ciudades en México durante el periodo de la llamada “Guerra contra el Narco”. Y de cómo esa misma organización ha migrado hacia otras plataformas tecnológicas y virtuales. Creando un colectivo ciudadano autónomo sin otra consigna más que en defensa de su propia vida y de sus seres queridos.
Pero ahora trataré de dar una descripción de cómo lo sentimos los que estamos detrás de la pantalla, ya sea de un celular o de una computadora y que por azares del destino nos tocó librar las balas del crimen Crimen Organizado, el sentimiento de abandono del Gobierno y el silencio de algunos medios de comunicación.
Es una opinión personal, sin la menor intención de que mis experiencias o percepciones sean tomadas como el absoluto de tantos ciudadanos que conforman y dan vida a una comunidad tan grande y diferente en su pensar pero siempre valiente.
Yo abrí cuenta el 12 de Febrero de 2009 y  no la utilicé para reportar una situación de riesgo sino hasta un año después.

Un 25 de Febrero de 2010. Casi veinte días después de la balacera en Puerta del Sol aquella fatídica madrugada de lunes 08 de Febrero de 2008.
Durante la balacera de Puerta del Sol las explosiones y ráfagas se escuchaban hasta mi ventana a una distancia de casi 4 kilómetros en línea recta desde el lugar de los hechos.
A la mañana siguiente al intentar buscar noticias acerca de lo acontecido simplemente no encontraba nada; solamente en facebook se encontraban comentarios pero no en las noticias de ningún medio local o nacional.
Ningún pronunciamiento oficial de los tres niveles de gobierno.
Solamente una nota en el periódico digital SDP Noticias
http://www.sdpnoticias.com/sdp/contenido/nacional/2010/02/08/28/580293
¿De que se trataba? Horas interminables de enfrentamientos, y todo ese día (y días posteriores) una avalancha de rumores, chismes y desinformación. Todos decían lo que había sucedido, y quienes debían informar simplemente callaron. Las autoridades y los medios de comunicación permanecieron estáticos y en absoluto silencio. Allí nació la celebre frase: “aquí no pasa nada”
Medios de comunicación del Sur de Texas comienzan a dar seguimiento http://www.valleycentral.com/news/story.aspx?id=418451#.U3GbUYF5MrU
Pero la ley de plata o plomo era más fuerte de este lado del sur del Río Bravo. De cierta manera sigue siendo.
Poco a poco comencé a interactuar y aportar en #Reynosafollow, reportaba cuando me constaban los hechos y estaba al pendiente de lo que se había convertido la única fuente de información disponible. Se leían situaciones, experiencias, opiniones, discusiones políticas. Pero cuando había balacera todo eso quedaba de lado y nos dedicábamos a compartir exclusivamente lo que nos constaba. Lo que sucedía en la esquina, frente a tu casa. Rumbo a tu oficina.
No éramos reporteros, pero llamamos la atención de medios de información; nacionales e internacionales.
Notas y tweets de CNN; NBC, Al-Jazeera y El País hicieron que los medios nacionales ante la presión de que les “ganaran la nota” comenzaran a mencionar la situación que gracias al uso de la tecnología, audios y videos rompieron el agujero negro de los medios de comunicación sobre la situación en Reynosa.
Tal fue la presión ante la información y la desinformación que incluso el Gobierno de la Ciudad abrió una cuenta de Twitter para informar y calmar los ánimos y cuestionamientos. Y tratar de dar una mejor cara de la ciudad; nace el término “Situación de Riesgo” que luego se extendería y formaría parte del vocabulario para referirse a una balacera, enfrentamiento, bloqueo. O cualquier forma de violencia que tuvieran participación las fuerzas federales y el crimen organizado.

Todo esto pasaba frente a mi pantalla, conocía e interactuaba virtualmente con más personas. Descubría lo que las posibilidades de una plataforma social abierta de dos vías podían ofrecer. Lo positivo y lo negativo.
No todo era color de rosa, en ocasiones mis niveles de tolerancia se veían bajo presión, no estaba acostumbrado a leer posiciones o pensamientos diferentes a las mías. Y aplicaba el bloqueo y spam. Pasaron algunos meses hasta que comprendí que no todos podían pensar como yo, pero debía apoyar esa libertad de expresarse aunque no coincidieran con mi punto de vista. Allí radica la libertad, allí radica #Reynosafollow: Ciudadanos protegiendo ciudadanos.
Los temas políticos no son de importancia en el hashtag, pero si un político deja de hacer su trabajo por lo general es exhibido, y si hace su trabajo, pues es su labor. Para eso se le paga. No espere recibir vivas y porras por algo que no tiene nada de extraordinario sino su que es su obligación.
Cuando la autoridad (llámese Federal, Estatal, Local) calla, miente o mal informa: eso realmente hace enojar a la comunidad y es como patear un panal de abejas.
Muchas veces hemos visto comunicados de prensa que no corresponden a la realidad, situaciones y nombres de colonias inexistentes. No quieran jugar con la inteligencia de los que habitamos en Reynosa.
Quizá quieran dar una impresión fuera de esta ciudad, pero esta ciudad ha perdido su capacidad de asombro.
• Balaceras
• Levantones
• Secuestros
• Gente armada dentro de centros comerciales
• Convoys de más de 20 unidades con gente armada
• Ponchallantas
• Fuga de reos en el penal
• Niños reportando ubicaciones de Fuerzas Federales
• Granadas en cines
• Supermercados custodiados por fuerzas federales.
Todo esto dado a conocer por las redes sociales
¿Y que pasa con lo que no puedes tuitear? En lo personal recuerdo cuando situaciones muy especificas que me he tenido que callar, ni siquiera filtrar a otros usuarios por lo delicado del asunto.
A veces cuando tuiteas respecto al narco o a una situación de violencia que estas presenciando sientes la adrenalina al ver el numero de Retweets, favs y comentarios a lo que acabas de publicar.
Después escuchas pasar los convoys de camionetas frente a tu casa, o la paranoia te hace confundir el sonido de un golpe de martillo o un cuete con balazos.
Sudas frío, te vuelves desconfiado, quieres callar tu mente.
No te gusta salir, te vuelves dependiente de lo que ves frente a tu pantalla.
Miras el twitter antes de salir a tus labores, antes de ir a un cine, de vida social nocturna ni hablamos.
La familia llama para preguntarte: – “ ¿Y cómo está la ciudad? “ como si tu supieras.
Ves preguntas en las redes sociales tales como: – ¿Sabes cómo va estar el fin de semana?, como si se tratase de un estado del tiempo.
Bromeas, tratas de aliviar un poco la tensión.
Hubo una temporada, en pleno apogeo de la Guerra contra el Narco, en que los usuarios que después de mucho tiempo y pensarlo también bastante, nos comenzamos a reunir ya no en el campo virtual sino físicamente. Primero en reuniones pequeñas, casi clandestinas. Lo hacíamos para convivir y aunque tratábamos de platicar de otras cosas, la plática final siempre era la misma.
La consigna era: No publiques que estamos reunidos. Una ocasión estábamos varios de los tuiteros que nos conocimos en #Reynosafollow, varios reporteros del sur de Texas que se habían convertido en amigos de nosotros; y en ese instante comenzó lo que denominan como “una Situacion de Riesgo” en la ciudad. La escena se describe como: un tuitero asando carne, todos disfrutando unas cervezas y reportando y recabando información del evento en curso. ¿Loco no? Esas reuniones nos daban algo de felicidad en tiempos muy difciles. Fueron buenos tiempos.
Pero luego al día siguiente, vuelves a la realidad. Sigues escuchando que secuestraron a un amigo de un conocido de un compadre de la familia. Decae tu ánimo.
Matan al virtual gobernador, encuentran cientos de cadáveres de migrantes en San Fernando. Se cruza información. Lees noticas, lo comparas con los tweets. Algunas cosas no cuadran.
Otra vez historias de desapariciones en las carreteras de Tamaulipas y te contactan tuiteros de otros estados buscando información de sus amigos que simplemente al pasar por las carreteras de este estado dominado por el narco simplemente nunca llegaron a su destino.
Hubo algunos casos en que la difusión y búsqueda fue exitosa. En la mayoría de los casos no. Sigue la búsqueda de ciudadanos mexicanos y extranjeros extraviados en algún punto de la geografía de Tamaulipas. Antes de dormir, siempre rezo por ellos y sus familias.
Hay quienes tenemos la posibilidad de irnos a vivir a otra ciudad, otro estado u otro país. ¿Pero y los que no? Los que todavía se quedan en Reynosa, con sus balaceras internacionalmente conocidas. Con situaciones que se te hacen increíbles que puedan suceder en una ciudad tan importante en pleno 2014. ¡Más de 4 años después!
Perder a quien amas, abandonar tu profesión. Cambiar de lugar de residencia. Tratas de ser positivo pero te das cuenta que las balas no distinguen entre sicarios, fuerzas federales y gente inocente.
Creo que lo que ha mantenido vigente el ánimo de los que aportamos algo a #Reynosafollow todos estos años es la esperanza de que nuestros hijos puedan vivir una vida en paz, que puedan salir a sus escuelas, a sus actividades o diversiones sin tener que sus padres deban estar preocupados, monitoreando las redes sociales cada cinco minutos por si ocurre una “situación de riesgo”. Tuiteando en un espacio virtual que nunca debió de existir. Si la información hubiera fluido de manera natural no tendríamos razón de usarlo.
Tienes temor que mientras tus hijos anden en la calle y fuera de tu protección se desate una balacera.
Te da coraje que un muchacho se pase un alto, choque tu automóvil y llegue un montón de sujetos con radios y te amedrente, cohíba al agente de tránsito y te hagan pagar los daños a ti.
Uno no lo hace por ser héroe, sino porque también es corresponsabilidad ciudadana advertir de los peligros a los demás.
Muchos se han beneficiado de esta red de ciudadanos
• Los propios usuarios al establecer mecanismos de protección y evasión de situaciones en las que pueda estar en riesgo su vida o de sus seres queridos.
• La ciudadanía sin acceso a internet ni tecnologías que de una manera u otra llega la información hasta ellos.
• Los medios de comunicación que obtienen datos de primera mano; videos, imágenes, y material informativo (o en algunos casos sacar la nota)
• Los diversos niveles de gobierno y partidos políticos; que llegan a medir los niveles de popularidad (o impopularidad) de sus gobernantes.
• Agencias de inteligencia, nacionales e internacionales. Quienes obtienen información en tiempo real.
• El mismo Crimen Organizado, que monitorea posiciones de fuerzas federales e ubicaciones de bandos contrarios. Y que también les ha valido salvar a sus propias familias y su vida.
• Instituciones Educativas, que pueden analizar socialmente y culturalmente el fenómeno de las redes sociales y su interacción en materia de seguridad.
• Gobiernos Nacionales y Extranjeros. Sobra decir el porqué.
• Y por ultimo tú, que lees esto, que quizás no imaginabas que una sociedad pudiese subsistir y organizarse firmemente bajo tales condiciones y niveles de inseguridad.
Esta guerra de todos contra todos (fuerzas federales vs crimen organizado vs crimen desorganizado vs facciones de crimen organizado y desorganizado) nos deja en medio a nosotros, los ciudadanos que no tenemos otra opción más que la de vivir en esta ciudad. No tenemos armas, pero tenemos inteligencia. No tenemos paz, pero como dije anteriormente tenemos esperanza.
Durante muchos años los reportes han existido, no como una revolución sino como un grito de ayuda. De un NO NOS OLVIDEN.
No sé cuánto tiempo más exista #Reynosafollow, si sea perjudicado por la inminente Ley Telecom propuesta en este 2014. (y en dado caso la inteligencia e ingenio de los usuarios es muy grande y sabrían sobreponerse) La información de una u otra manera fluye. Es una característica propia del ser humano y ningún gobierno democrático debería oponerse o tratar de limitarla.
Esto es solo una pequeñísima parte de quienes tras las pantallas de celulares y computadores vivimos cotidianamente en la Ciudad de Reynosa Tamaulipas y que ustedes en 140 caracteres leen como #Reynosafollow

¿Para que fue creado #Reynosafollow? Reportaje de CNN y @AlisCNN en Mayo de 2010 https://www.youtube.com/watch?v=dAavNpxEtt0

A los padres de familia que solo añoran poder llegar a su casa y ver reír a sus hijos al final del día.
A los que salieron de casa y nunca regresaron
A los que los siguen esperando
A los que una bala les destrozó el futuro
A los que emigraron y dejaron su vida detrás.
A los que desean que la paz regrese a la ciudad.
A quienes día con día aportan algo de valor a #Reynosafollow

Share