El PRI hará hasta lo imposible por sacar esta semana la Ley de Seguridad Interior / Gamboa a legitimizar acción del Ejército y Marina en las calles de México

Share

Diario 19 / Agencias

 

 

 

El PRI hará todo lo posible para aprobar la Ley de Seguridad Interior esta semana en el Senado, desde modificar la minuta hasta sesionar en viernes. Emilio Gamboa, indicó que un grupo de priistas analizaba las inquietudes manifestadas por diversos actores. “La idea es hacerle cambios a la minuta enviada por la Cámara de Diputados, aprobarla en el Senado el jueves y regresarla ese mismo día a San Lázaro”.

Dijo haber llamado telefónicamente  al diputado César Camacho, coordinador del PRI en la Camara de diputados, “para pedirle que me mande a la gente que trabajó en la Cámara esta ley para sacarla en este periodo”.

“Yo creo que sí hay la oportunidad de sacarla, vamos a hacer el esfuerzo; vamos a tomar en consideración las inquietudes que trajeron las ONGs, la sociedad civil, no sé si todas”, apuntó.

Sin entrar en más detalles, agregó que el Partido Verde y el PAN ya les hicieron llegar algunas modificaciones que quieren realizar, mientras que dio por sentado que la bancada del PT-Morena no estaría de acuerdo con la ruta trazada y quedarían pendientes de la postura del PRD.

“Yo creo que (la ley) debe salir esta semana”, reiteró.

“Si es posible sesionamos el viernes o nos amanecemos el viernes a las siete, las ocho de la mañana, quiero preguntar qué va a hacer la Cámara de Diputados”.

En tanto, el Presidente de la Mesa Directiva del Senado, Ernesto Cordero, informó que no hay ningún acuerdo al momento, pero que por mayoría podría ser aprobada.

“Yo creo que ahorita no hay ninguna definición, ni en un sentido ni en otro. Yo creo que hay una mayoría clara a favor de la Ley de Seguridad Interior. Me parece que los presidentes de las comisiones están tratando de construir un mejor escenario, aun cuando la mayoría está construida ya en el Senado a favor de la ley”, comentó.

“Yo creo que habrá que esperar a los tiempos de las comisiones dictaminadoras, son cuatro comisiones y están viendo si hay condiciones de sacar el dictamen antes de que acabe este periodo y si no, bueno, pues habrá que ver el próximo periodo”.

Sin embargo, el coordinador del PAN, Fernando Herrera Ávila, pidió esperar para incorporar la opinión ciudadana, e incluso, señaló la posibilidad de que regrese a San Lázaro.

“El propio Gobierno ha hecho una exhortación a escuchar con mayor detenimiento a voces de la sociedad civil, expertos, académicos, para que robustezcan esta minuta que vino de la Cámara de Diputados. Nosotros hemos hecho un especial pronunciamiento para revisar de manera detallada el artículo 7, 8 y 20 de este proyecto de ley a efecto de entrar en la discusión”, apuntó.

“Estamos en la discusión con los otros grupos parlamentarios. Vamos a ver si el Gobierno está en esa disposición. Si la intención es que se apruebe a rajatabla será difícil. Si se puede enriquecer y el Gobierno es anuente, podemos proceder. Sí es susceptible de mejorarse, se tendría que completar el proceso parlamentario, como señala la legislación y, desde luego, dar tiempo para que la Cámara de origen hiciera las adecuaciones pertinentes”.

En tanto, el coordinador del PRD en la Cámara alta, Luis Sánchez, reiteró que el voto del sol azteca será en contra por considerarla violatoria a los derechos humanos.

“Nos oponemos a la Ley de Seguridad Interior, no puede salir como está, es violatoria de los derechos humanos”, refirió.

A esta opinión se unió el Senador Luis Humberto Fernández del PT, quien indicó que los morenistas se han pronunciado en contra.

“Con esta ley no va a haber más seguridad, no le da garantías a ningún miembro de las Fuerzas Armadas. Es una ley absolutamente inútil; segundo, es una ley que es inconstitucional prácticamente todos sus artículos. Ya prácticamente todos los juristas destacados se han pronunciado en eso (…) y por último es una ley muy peligrosa”, instó.

Hoy, al igual que la semana pasada, se registraron protestas en las inmediaciones del Senado por parte de organizaciones que exigen que no se apruebe esa legislación.

Share