La Fiesta del Maíz, Tecorichi, en la sierra de Chihuahua ante la escazes de alimentos

Share

Diario 19

 

 Para fomentar la agricultura tradicional, realizan primera festividad en Tecorichi, en el marco del Programa de Seguridad Alimentaria de la COEPI

Ante los efectos del cambio climático y el deterioro del medio ambiente en la Sierra Tarahumara, cada ciclo agrícola resulta preocupante mantener estabilidad en la producción de granos y semillas, problemática que afecta sobre todo a las y los pequeños productores de pueblos indígenas, cuyos cultivos son parte fundamental para su subsistencia y alimentación.

En este contexto, la Comisión Estatal para los Pueblos Indígenas (COEPI) busca tener un diálogo, impulsar y llegar a acuerdos en la agricultura tradicional de las comunidades indígenas, por lo que, en el marco del Programa de Seguridad Alimentaria, inició las Ferias del Maíz con los cuatros pueblos originarios del Estado.

La primera de estas ferias se llevó cabo en días pasados en Tecorichi, pueblo rarámuri de Guachochi, a donde acudieron también representantes de otras comunidades de Guachochi y Balleza, como: Laguna de Aboreachi, Agua Zarca, Rahuihuarachi, Paguichique, Rayabo, Samachique, Basigochi, Sarichiqui Llano Grande, el Llano y Pilares.

Como parte del ceremonial y para dar apertura a la Feria del Maíz, luego de realizar el saludo a la cruz, Marciano Valenzuela Rojas, gobernador rarámuri, dio la bienvenida y extendió el agradecimiento a Onorúame (quien es madre y padre) por la cosecha de maíz obtenida en el 2017.

A su vez, la titular de la CPEPI, María Teresa Guerrero Olivares, expresó que estos eventos “son para pensar cómo podemos sembrar y cosechar, compartir la palabra y la comida, así como para dar gracias a Onorúame por la cosecha”.

Invitó a los y las asistentes a integrarse en mesas de trabajo, donde se compartieron datos sobre las cosechas del año, las problemáticas enfrentadas y propuestas para mejorar la calidad de alimentación y vida de las comunidades indígenas de la región.

Durante el diálogo se discutieron ampliamente los efectos negativos del cambio climático y la necesidad de alimentar al suelo para fortalecerlo y hacer frente a este problema.

De igual manera, mujeres y hombres rarámuri presentaron resultados de la cosecha del año; compartieron semillas y hablaron sobre el trabajo comunitario en la siembra, así como su dificultad ante la creciente migración emprendida por personas originarias en búsqueda de una mejor condición de vida.

Se discutió la importancia del maíz, alimento clave en sus comunidades, y lo fundamental de sembrarlo para vivir, alimentar a sus familias y a sí mismos.

Luego de un trueque de semillas y otros productos elaborados por las y los pobladores, se presentó el documental Sunú e inició el Yúmari; ceremonia tradicional realizada para recobrar el equilibrio en la relación entre las comunidades rarámuri y el cosmos; en la que se ofrece un sacrificio y se danza para agradecer el maíz y la cosecha a quien vive arriba (Onorúame).

Pedro Turuseachi Sevorachi, coordinador de la Fiesta del Maíz, expresó que buscan reforzar la agricultura tradicional a través de las experiencias y prácticas campesinas y promover el intercambio de saberes para motivar a las y los pequeños productores de la Sierra a seguir sembrando las diferentes variedades nativas de maíz, ya que es un alimento básico en la dieta alimentaria rarámuri.

Además, fortalecer la soberanía alimentaria concientizando a la población serrana sobre la resistencia ante semillas transgénicas y reforzar la cultura de los pueblos indígenas y su derecho a una alimentación sana.

Se contó además con la presencia de Néstor Ramírez Villagrán, del departamento de Desarrollo Comunitario Regional de la Secretaría de Desarrollo Social y de Álvaro Salgado Ramírez, del Centro Nacional de Ayuda a las Misiones Indígenas A. C. (CENAMI).

Share

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *