Cómo y cuando se presenta la ovulación

Share

diario19.com / Agencias

 

Debido a que el cuerpo de cada mujer funciona de manera diferente por causas naturales, una o dos de cada 10 tardarán un año en embarazarse, luego de que, junto con su pareja, haya decidido tener bebé.

Se estima que después de intentar el embarazo durante casi dos años, sólo una de cada 10 parejas requerirá valoración para ver la causa de por qué no se ha podido concebir.

Una vez que se descarten problemas de salud, lo más recomendable es iniciar un tratamiento de estimulación ovárica combinado con monitoreo de ovulación, para ayudar a que el bebé tan esperado llegue lo más pronto posible.

El monitoreo de ovulación vigila que una vez estimulados los ovarios, se produzca uno o varios (de tres a cinco) folículos de calidad y tamaño ideal para ser fecundado.

El Dr. Octavio Martínez de la Paz, ginecólogo con subespecialidad en medicina reproductiva, señala que de cada 10 parejas sólo una tiene problemas para embarazarse, por lo que decide acudir al médico.

“A veces es por problemas hormonales de la mujer, por una trompa obstruida, por algún defecto dentro del útero o por problemas del varón, es decir, que el semen no esté en cantidad o calidad ideal”.

Cuando la pareja se ha acercado a un especialista en reproducción, el médico dará las indicaciones para un tratamiento correcto.

“La estimulación ovárica debe ser controlada, es decir, con medicamento inyectable o en tabletas, y con ultrasonidos seriados para ir evaluando cómo va el crecimiento de los folículos”, indica el también colaborador del Instituto para el Estudio de la Concepción Humana (IECH), del Hospital Ginequito.

Previamente se deben valorar los ovarios y el útero. Si todo está en condiciones normales se empieza la estimulación, que consta de siete a ocho días consecutivos de medicación, y al mismo tiempo se realizan ecos o ultrasonidos para ir vigilando el crecimiento de los folículos.

“Se debe ir checando que los ovarios no tengan más de la respuesta necesaria, porque si la cantidad de folículos es exagerada, debe cancelarse ese ciclo de tratamiento a fin de evitar embarazos múltiples”.

Una vez lograda la formación de uno o varios folículos dominantes, que en promedio deben medir entre 18 y 20 milímetros antes de romper y liberar el óvulo, la pareja y el médico deben establecer el modo de fecundación más adecuado: si es por inseminación natural (coito) o inseminación artificial.

¿Por qué es esencial el monitoreo?

Una de las razones es porque los ciclos menstruales no siempre son iguales.

“La constante de un año de cualquier mujer, sin ningún problema inicial para embarazarse, es que no todos sus 12 meses del año son fértiles.

“Estadísticamente, la taza de fertilidad de los que se acaban de casar y están buscando bebé sin protección es de un 80 por ciento en el primer año de intento. El 10 por ciento del resto lo va a lograr en el siguiente año, y va a quedar un 10 por ciento que tarda hasta dos años”.

Ahí es cuando se sugiere la valoración de un médico biólogo de la reproducción para saber si es candidata a estimulación ovárica y monitoreo folicular.

Sin embargo, también el monitoreo se sugiere para predecir mejor el momento de la ovulación y aumentar las probabilidades de embarazo.

“Cuando hacemos estimulaciones ováricas debemos monitorear con ultrasonidos para ver cuándo caerá el periodo fértil, porque damos otro medicamento que hace que, entre 24 a 36 horas, la mujer ovule”.

Se considera que el rango normal de un periodo menstrual es de 21 a 35 días, aunque es más común el ciclo de 28 días.

“Hasta ese margen se pudiera decir que la mujer no necesita tratamiento para ovular, nada más que sí se deben monitorear los ovarios porque la que menstrúa cada 21 días estará fértil en su primera semana del ciclo, y a la que le dura 35 días su ciclo, debe esperar hasta el día 21 para que llegue su momento fértil.

“Por eso se individualiza cada caso, para que el resultado sea el mismo: el embarazo”.

El médico agrega que si no es para buscar bebé, el monitoreo no tiene razón de ser, a menos que se desee medir la reserva ovárica de la mujer con el fin de saber qué tan probable es que batalle para embarazarse a futuro.

Síntomas de ovulación

Éstos son los signos físicos que debes vigilar para saber cuándo estás ovulando:

-Cólico en uno o ambos lados del vientre. Coloquialmente la mujer dice que le duelen los ovarios.

-Cambio en el moco vaginal. Durante la ovulación se vuelve brilloso y filante  muchos lo comparan con la apariencia de la clara de huevo. Puede presentarse sangrado al momento que se rompa el folículo y deje libre al óvulo.

-Aumento de la temperatura corporal. Luego de monitorear ésta cada mañana, antes de levantarte y empezar el día, notarás que el día de ovulación aumenta 0.5 grados.

¿Funciona el test casero?

En las farmacias encontrarás a la venta pruebas caseras que predicen el momento de la ovulación:

– Estas pruebas sí funcionan, pero no son 100 por ciento confiables, ya que todo test tiene cierto rango de falla.

-Cada prueba consta de tiras de reacción para detección de LH, que es la hormona que provoca la ovulación.

-Funcionan con muestra de orina. Se recomienda usar una tira por la mañana y otra por la noche, durante cinco días previos al periodo fértil estimado.

– Cuando la tira de reacción sale positiva, significa que ovularás a las 12 horas siguientes.

¡Muy importante!

Toma en cuenta algunos aspectos básicos del monitoreo de ovulación:

-Los tratamientos para estimulación ovárica deben ser hechos por médicos que se dediquen a biología de la reproducción, que visualicen que los ovarios estén en su mejor momento para ser estimulados.

-Se debe hacer un primer monitoreo al día uno o dos de la menstruación. Es incómodo para la paciente porque está reglando, pero necesario.

-Si no se hace este monitoreo al inicio del periodo menstrual y se da medicamento para estimular los ovarios, puede ser que se forme un quiste muy grande que complique la salud de la mujer y el resto del tratamiento.

-No se puede empezar estimulación ovárica ni monitoreo sin la valoración de estudios previos (trompas libres, útero en buenas condiciones, factor hormonal adecuado y semen de calidad).

Share