Obtienen mayoría absoluta independentistas en Cataluña / Junts pel Sí

Share

diario19.com

 

 

Los históricos comicios celebrados el domingo en Cataluña le dieron una victoria con mayoría absoluta a las fuerzas independentistas. La lista unitaria Junts pel Sí (Juntos por el Sí) fue la más votada al conseguir 62 diputados, 39.45 por ciento de los votos, con lo que el presidente de Cataluña, Artur Mas, tendrá que negociar un pacto de gobierno con la plataforma independentista Candidatura de Unidad Popular (CUP), que obtuvo diez escaños, 8.5 por ciento, si quiere lograr la relección e iniciar el plan trazado para una eventual declaración unilateral de independencia de España.

El índice de participación fue de 77.46 por ciento de los 5 millones 328 mil ciudadanos convocados, un récord histórico.

La segunda fuerza más votada fue Ciutadans (Ciudadanos), que consiguió 25 escaños, 17.91 por ciento de los sufragios, y se erigió en el referente de la derecha nacionalista española en la región, muy por delante del Partido Popular (PP), que con 11 escaños, 8.50 por ciento, obtuvo su peor resultado desde 1992 al perder ocho y caer del tercero al cuarto puesto.

El Partido Socialista de Cataluña (PSC) logró 16 diputados, 12.72 por ciento, y se consolidó como tercera fuerza, lo que fue recibido como “un éxito” por sus dirigentes, mientras que la coalición de izquierda Cataluña Sí, que es Pot, liderada por Podemos, logró un tímido resultado de 11 diputados, al conseguir 8.92 de votos.

Las elecciones autonómicas en Cataluña se definieron como un “plebiscito” para conocer la opinión de la ciudadanía sobre una eventual independencia. El resultado arrojó una radiografía de un país dividido y fragmentado.

Los 135 escaños que forman el Parlamento se distribuirán entre cinco grupos políticos, pero también entre dos grandes bloques de independentistas y no independentistas, y un tercero, Cataluña Si que es Pot, que defiende el derecho del pueblo a ser consultado pero que aún no ha definido si apoyará la secesión.

En datos, el bloque independentista obtuvo un total de 72 escaños ─la mayoría absoluta son 68─, lo que representa 48.05 por ciento del electorado. Es decir, los que respaldan la estrategia indenpendentista son un millón 950 mil ciudadanos.

El bloque españolista, formado por Ciutadans, el PP y el PSC alcanzó 52 diputados, 38.9 por ciento del electorado, lo que suma un millón 520 mil. La postura del PSC es más flexible que la del PP o Ciutadans, con los que difícilmente podría llegar a una alianza. Por último, la coalición de izquierda encabezada por Podemos y por Iniciativa per Cataluña logró 11 escaños y representa 8.9 por ciento del electorado, es decir algo más de 350 mil personas.

Los comicios transcurrieron sin incidentes, salvo un momento de tensión durante la votación de Mas en Barcelona cuando en la fila se lanzaron reclamos nacionalistas y españolistas.

Los resultados de la lista unitaria, integrada por Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) y Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), también supusieron una pérdida de nueve diputados con respecto a los resultados que obtuvieron en 2012, cuando lograron 50 y 21 diputados, respectivamente.

El presidente Mas, el líder de ERC, Oriol Junqueras, y el cabeza de lista de la candidatura, Raúl Romeva, se habían fijado como objetivo sumar una mayoría absoluta de independentistas, que ahora sólo la alcanzarán si llegan a un acuerdo con CUP.

El pacto está supeditado por los dirigentes de la CUP a que el futuro gobierno de Cataluña no sea presidido por Artur Mas por su pasado político vinculado al gobierno de Jordi Pujol, investigado en diversos frentes por graves casos de corrupción, y por los numerosos recortes en los servicios públicos que ha afrontado en los últimos años.

En cualquier caso, Mas señaló tras conocer los resultados que “hemos ganado. Hoy tenemos una doble victoria: ha ganado el sí pero también ha ganado la democracia. Dos victorias en una y esto es muy importante. Así que no aflojaremos y seguiremos adelante”.

Junqueras fue más explícito y advirtió: “El sí ha ganado en escaños y en votos. Hemos trabajado para obtener un mandato sobre la independencia de Cataluña y esta noche lo tenemos. A ojos de nuestra sociedad y del mundo, tenemos una mayoría suficiente para llevar a cabo este proyecto”.

El líder de CUP, Antonio Baños, señaló que con estos resultados “a partir de mañana la legislación española puede y tiene que ser desobedecida por los catalanes”.

Desde el bloque unionista, Ciutadans exigió la “dimisión” de Mas y un nuevo proceso electoral, mientras que el PP, lejos de hacer autocrítica por el peor resultado electoral desde 1992, afirmó que el “proyecto de Mas había fracasado”.

Desde el PSC, su líder Miquel Íceta, tendió puentes al futuro gobierno, al que le otorgó la legitimidad de las urnas, pero le advirtió que ahora se abre un nuevo tiempo político en Cataluña que deberá estar regido por “el diálogo, la negociación y los pactos”.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, reconoció que el resultado de su candidatura en Cataluña es “decepcionante”, mientras crece el descontento al interior de sus socios de Iniciativa per Catalunya Berds ( ICV) porque finalmente la alianza con el partido emergente no les benefició y obtuvieron peores resultados que en 2012, cuanto tuvieron 13 escaños.

En Madrid, centenares de simpatizantes de extrema derecha se congregaron en la Puerta del Sol con banderas de España y algunas banderas y símbolos franquistas para denunciar la “traición” del gobierno de Mariano Rajoy y para acusar a los “separatistas” de “terroristas”. También cantaron el himno fascista de Cara al sol con el brazo en alto.

Share